¿Cómo gamificar una clase? Aquí unas ideas para lograrlo

La pandemia puso a prueba la creatividad de los maestros quienes ahora, no solo se enfrentan al reto de la digitalización por las clases en línea, sino a alumnos que han perdido la motivación, que están estresados o asustados o simplemente les es difícil la educación a distancia. Es por ello que hoy conoceremos cómo gamificar una clase para ayudar a los docentes a hacer sus clases más amenas.

Los educadores tienen que moldear constantemente sus métodos de enseñanza. Para algunos estudiantes, encontrar la motivación para completar los deberes o prepararse para la clase también puede ser una lucha constante, y también se llegan a frustrar. ¿Cómo lograr un equilibrio?

Los juegos son un motivador al que casi todos los niños responden, pueden ser un motivador muy fuerte para los estudiantes cuando se aplican en un contexto educativo. Así, algunos educadores han adoptado el concepto de hacer el aprendizaje más divertido a través de juegos, en el que la estructura del juego se aplica a un marco no lúdico.

Aunque algunos profesores pueden utilizar el aprendizaje basado en el juego, como hacer que los alumnos jueguen para reforzar los contenidos, se utilizan elementos de juego como los retos, la retroalimentación, los niveles, la creatividad y las recompensas para motivar a los alumnos a aprender y dominar los conceptos.

Ideas para gamificar una clase

Aquí te compartimos algunas ideas concretas para conseguir gamificar tu clase de manera sencilla y efectiva:

1. Involucra a tus estudiantes en el diseño de la clase

Presenta el programa de la clase de manera divertida. Trabaja con los estudiantes para desarrollar la narrativa de la clase, así como los objetivos a corto y largo plazo. 

Permite que los estudiantes tengan voz en el diseño de la clase. De este modo, los alumnos se pondrán al volante de su propio aprendizaje, lo que les permitirá expresar su creatividad y tener cierto control sobre la dirección de la clase.

Dado que el diseño de la clase es un esfuerzo de colaboración, dará a los estudiantes un sentido de propiedad y responsabilidad hacia el resultado de la clase.

2. Permite segundas oportunidades. Y terceras.

Otra manera de cómo gamificar una clase es dándole a los estudiantes más vidas, ¡como en los videojuegos! Así que permite que los estudiantes tengan más oportunidades cuando se equivoquen, que aprendan de sus errores y lo vuelvan a intentar hasta alcanzar el éxito. Los estudiantes que tienen éxito de inmediato tienen la opción de pasar a un nuevo reto, o tratar de aumentar su puntuación.

Esto motiva a los estudiantes a aprender por sí mismos, dominar las habilidades y aumentar el rendimiento, al tiempo que elimina la presión o el estigma del fracaso. En los juegos, y en la vida, el fracaso es un componente esencial del éxito. 

Aunque esto requerirá más trabajo en términos de calificación para los profesores, el rendimiento y la comprensión de los estudiantes aumentarán sin duda.

Aquí un cuestionario que te ayudará a medir la satisfacción de estudiantes.

 

3. Da retroalimentación a tus alumnos

En un entorno de juego, la retroalimentación es esencial para que los usuarios sepan cómo lo están haciendo. Si un usuario hace una elección en un juego, normalmente se sabe inmediatamente si esa elección fue la correcta.

Las aulas deben funcionar de manera similar, ya que los estudiantes deben poder recibir y dar retroalimentación para saber si los pasos que están dando van en la dirección correcta. 

No solo se trata de que el docente le dé una retroalimentación al alumno, sino también entre ellos.

4. Haz visible el progreso

En los juegos, los usuarios suelen tener niveles o barras de progreso que indican lo bien que lo están haciendo en el juego. Así que si te preguntas cómo gamificar una clase, incluye elementos similares en el aula que indiquen lo lejos que están los estudiantes y lo cerca que están de alcanzar el siguiente nivel. 

En lugar de emitir calificaciones o porcentajes, los profesores pueden emitir barras de progreso a los estudiantes, o permitirles gestionar las suyas propias. Con cada tarea, examen o proyecto completado, se puede añadir una cierta cantidad de puntos a su barra de progreso, acercándolos a alcanzar el siguiente nivel.

Esto permite a los estudiantes fijarse objetivos y celebrar el éxito una vez que lo alcanzan. Esto puede ser tremendo para la confianza de los estudiantes, ya que una vez más se les permite aprender de sus errores, y se les motiva a elevar sus logros para alcanzar el siguiente nivel.

5. Crea retos o misiones en lugar de tareas y proyectos

En los juegos, los usuarios tienen que superar constantemente retos, como identificar patrones, descifrar códigos o completar misiones para poder avanzar. Los mismos elementos pueden aplicarse a un aula, ya que los deberes y los proyectos pueden presentarse de forma divertida, pero desafiante. 

Simplemente cambiando el contexto en el que se presentan las tareas, los profesores transforman el acto de trabajar en una actividad más divertida y épica. 

6. Ofrece insignias y recompensas individuales

Las insignias u otras recompensas es otra de las maneras de gamificar una clase. Son una buena forma de reconocer los logros de los alumnos y de incentivarlos para que sigan esforzándose por alcanzar los objetivos académicos. 

Al proporcionar un símbolo tangible de logro, las insignias y las recompensas pueden ser muy eficaces para celebrar ciertos logros de los estudiantes, y pueden ser una gran herramienta para aumentar su confianza. Incluso si las insignias se entregan por el simple hecho de intentar una tarea, completar un crédito extra o mostrar un esfuerzo para alcanzar un objetivo, el mero reconocimiento del esfuerzo puede contribuir en gran medida a motivar a los estudiantes a aprender.

7. Aprovecha el uso de nuevas herramientas tecnológicas

Los profesores cada vez buscan más formas creativas de enseñar y motivar la participación de los estudiantes a participar y mejorar su rendimiento a través de la diversión.

Herramientas como LivePools te permiten gamificar una clase creando de manera fácil quiz o trivias para hacer dinámicas con tus alumnos haciendo la clase más interactiva.

Juega y aprende de manera divertida y crea una competencia sana entre tus alumnos para ver quién responde primero sobre algún tema de la clase. Sin duda, este tipo de herramientas te ayudará a tener a tu clase entretenida.

El gamificar una clase proporciona una forma innovadora de facilitar el aprendizaje, fomentando la colaboración, creatividad, así como motivar a los estudiantes a seguir aprendiendo.

¡Prueba LivePools, es GRATIS!