Coaching educativo y formación académica

Hablar de coaching educativo asociado a la formación académica es casi de perogrullo, pero existen tantos coaches de prácticamente todo, que la precisión se hace imprescindible.

Para empezar, aclararé la distinción entre Coaching y Mentoring de manera simple:

Cuando alguien te dice lo que tienes que hacer, te da consejos absolutos desde su punto de vista sin observar tu propia visión del mundo, eso es mentoring.

La escucha atenta de lo que ocurre, con la guía para que tú encuentres las respuestas, eso es coaching.

A partir de aquí podemos entender que lo que la mayor parte de personas que se hacen llamar Coach hacen mentoring, no hacen coaching y menos coaching educativo.

¿Para qué sirve el coaching educativo?

El coaching educativo no remite a pautas de vida generales, sino al buen hacer del Maestro, aquel que si fuimos afortunados conocimos.

Ese que nos mostró un camino de interrogación personal, qué nos mostraba porqué luchar, con qué disfrutar; aquel con la habilidad natural de impulsarnos en nuestro propio crecimiento interior.

Hace muchos años había maestros que eran enseñanza en sí mismos, y otros que no.

Es tan fácil dejarnos convencer por la pereza y creer que no somos así… que no hay algo que hacer al respecto…

Estamos en una nueva era para todo… Tenemos a nuestro alcance herramientas de todo el mundo gracias a las conexiones instantáneas con cualquier lugar; y esto, lejos de convertirnos en un número más, nos permite nutrirnos de las experiencias de millones de personas. ¿Por qué no aprovecharlo?

La profesora del distrito X de la ciudad Y ha logrado que sus alumnos desarrollen un proyecto innovador… El maestro de primaria de un pequeño pueblo consigue que sus alumnos creen una asociación contra el maltrato de los animales… En el barrio desfavorecido de… más del 50% de los chavales obtienen el Graduado de Educación Secundaria…

Desarrollo Profesional gracias al coaching educativo

¿Qué me apasiona? ¿Dónde deseo ser excelente? Son las únicas preguntas qué he de hacerme a mí misma para empezar. Porque cuando tengo claro qué deseo, y lo hago con pasión, todo lo demás va llegando por añadidura.

No es que el camino sea fácil, no es que no vaya a haber problemas, pero encontraré las formas y caminos porque deseo atravesar esos problemas.

Ser excelente no quiere decir que me convierta en famoso o gane millones. Ser excelente implica que no ceso de dirigirme a lo que deseo, que cada vez manejo mejor lo que se me presenta, que tengo la honestidad necesaria para reconocerme en mis fallos y en que aún así sigo mejorando gracias a ellos, que aprendo lo que no estaba dispuesta a aprender, que me transformo en mi propio proceso y me convierto en lo que sí deseo.

“Recuerda que de la conducta de cada uno, depende el destino de todos”. Alejandro Magno

Y si es tan simple, ¿por qué no lo hago?

Porque cuanto más brillamos, más luz proyectamos sobre nuestras propias sombras, y vemos lo que todavía no hemos superado.

No es un error de diseño. Proyectamos luz precisamente para descubrir qué hemos de pulir. No para dejar de proyectar luz, porque es más cómodo vivir rodeado de lo conocido.

“Nuestro mayor temor no consiste en no ser adecuados.
Nuestro temor consiste en que somos poderosos más allá de toda medida.
Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que nos atemoriza.
Nos preguntamos: “¿Quién soy yo para ser brillante, espléndido, talentoso, fabuloso?”
Pero, en realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Eres hijo de Dios.
Tus pequeños juegos no sirven al mundo.
Disminuirte a ti mismo para que los demás no se sientan inseguros a tu lado no tiene nada que ver con la iluminación.
Todos estamos hechos para brillar, como brillan los niños.
Nacemos para manifestar esta gloria que está dentro de nosotros.
Y no es que esté solo en algunos, está en todos nosotros.
En la medida en que dejamos que brille nuestra propia luz,
damos a otros permiso para hacer lo mismo.
En la medida en que nos liberamos de nuestro miedo,
nuestra presencia libera automáticamente a otros.”
Por  Marianne Williamson

¿Por dónde empiezo?

Empieza por una idea, eso que siempre ha vivido escondido en ti, que a veces atenuó su fuego, pero que jamás se extinguió.

Visualízalo como si no tuvieras miedo a algo, no perderás por soñar, al contrario, tu vida se transformará.

Imagina los obstáculos que encontrarás y desarrolla soluciones.

Abre y cruza todas las puertas que se te presenten en el camino, pues nunca sabes las sinergias que econtrarás tras el umbral.

Y fundamentalmente, no pases mucho tiempo imaginando y ponte manos a la obra. El verdadero camino sólo empieza cuando das el primer paso.

Simplemente, empieza por no esperar, o corres el riesgo de que el fuego se apague.

“Si espero, perderé la audacia de la juventud”. Alejandro Magno

¡COLABORA CON NOSOTROS!

En QuestionPro necesitamos tu talento, si quieres colaborar en nuestro blog da click aquí


Elisa Bustin Gil. integrante de Aletheia Coaching Group.
EXPERIENCIA:
Equipo de profesionales expertos en el área empresarial, especialistas en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL.

DATOS DE CONTACTO: