El arte del Coaching en la empresas

Aprender a gestionar las emociones propias, hacerte responsable de tu vida es difícil de aprender y/o asumir, pero es verdad que es necesario y que todos tenemos que hacerlo en un momento dado. Es ahí donde el arte del coaching entra en acción.

Me gusta tener la posibilidad de hacerlo acompañado, y en cierta manera tutelado, para conseguir los mejores resultados, que no deja de ser lo que todos buscamos de forma directa: nadie quiere saber que las cosas se pueden hacer de una mejor forma y no hacerlo así, simplemente el desconocimiento en muchos casos es lo que nos lleva a abandonarnos ante la decisión de tomar las riendas de nuestro futuro: ¡es un paso que asusta!

Arte tan conocido como denostado, según con quién hables te vas a encontrar muchas realidades que nada tendrán que ver con la tuya; es importante no hablar sin conocer, y en lo relativo al arte del coaching no hay excepción.

Existen numerosas empresas que lo están aplicando ya con grandes resultados, y que además cuentan con profesionales externos, para mantener la confidencialidad con sus empleados, en función de lo que se necesita trabajar.

No estoy interesada en juzgar si el coaching interno es coaching realmente o si se trata de conversaciones de alto rendimiento, sólo pretendo abrir el debate para que la respuesta sea propia y a medida de la necesidad de cada organización; posiblemente, dependerá de los resultados buscados y de las posiciones con las que se quiere trabajar, si será más interesante (necesario) un tipo u otro, lo importante es tener la capacidad para aprender que el arte del coaching es un recurso más que está a disposición y que puede ser la mejor alternativa ante un equipo de bajo rendimiento o con una desmotivación evidente.

Te invitamos a leer: ¿Cómo impulsa el coaching a la creación de empresas?


Ventajas del arte del coaching

No hay mejor revulsivo que encontrarte de frente contigo mismo, no como un castigo, sino como una mirada objetiva y al mismo tiempo compasiva de lo que somos, de lo que necesitamos y también de todo aquello que anhelamos para ser más felices y por tanto, más efectivos en el ámbito personal y profesional, porque inevitablemente, trabajando uno de ellos, vamos a afectar también al otro: somos seres completos, indivisos, por lo que todo lo que nos rodea afecta al conjunto de lo que somos.

Creo que el Coaching es mucho más que un texto, es una experiencia vivencial que sólo tras la comprobación puedes descartar o abrazar como herramienta de desarrollo, a nivel particular y también a nivel de organización.

Es verdad que se han desarrollado diferentes escuelas, que existen diferentes modalidades (personal, ejecutivo, laboral, de equipos…) pero la esencia de todos ellos es común, y debe ser además una exigencia como cliente: el respeto a la persona que voluntariamente (El coaching sólo existe si es una decisión voluntaria) participa en un proceso cuyo fin es conseguir un objetivo, y hacerlo de la mejor manera posible para ella.

La confidencialidad se le supone, pero es verdad que en una organización no está demás plasmarlo por escrito, y determinar las pautas de la relación coach – coachee para que todos conozcan desde el momento previo a la charla la relación y las obligaciones que conlleva para cada parte.

Quizá te interese leer: Liderazgo Coaching para la transformación de las empresas.

 
Trabajar como consultor hace que te encuentres muchas situaciones dentro de la empresa en la que todas las herramientas disponibles sean fuente para solucionar la situación por la que te contactan, y es por eso también que la experiencia te va dando el grado de conocimiento necesario para que sepas cual de ellas usar en cada momento; no creo que el coaching sirva para todos los momentos, y en algún caso, no sirve usándola de forma aislada, pero es una realidad que es de las herramientas más potente que existe al trabajar desde la consciencia y la elección personal; saber que algo no funciona y otorgar una herramienta que además de crear conciencia consiga ayudarte a encontrar soluciones sin que ninguna persona externa te la de, te da credibilidad y al mismo tiempo, aumenta el grado de vinculación de la persona /equipo para conseguir el objetivo.

No todas las personas están preparadas en todo momento para recibir el regalo de la consciencia, y por eso es importante tenerlo presente siempre, y ser profesional para aceptarlo y dejar los procesos en el momento en que se percibe ésta realidad: No se puede forzar “el despertar” (por eso requiere un compromiso personal, de ahí la necesidad de que sea un proceso voluntario) cuando hablamos de coaching personal; en el caso del ejecutivo y grupal, las ventajas son evidentes, desde la consecución de objetivos al desarrollo de habilidades y generación de equipos de alto rendimiento, es indiscutible la perspectiva sanadora respecto a las personas que conforman un equipo ( y es que el coaching ejecutivo también trabaja con un miembro del equipo, no lo olvidemos, aunque sus funciones sean diferentes, es uno más)

Aprender a diferenciar lo que es el arte del Coaching de la Consultoría, la Psicología o la Mentorización es de las primeras cosas que descubres cuando te adentras en la técnica, y es importante no confundir al cliente entre los términos descritos; la terapia, la solución, la enseñanza, todo ello es necesario pero el Coaching no es ninguna de esas cosas: puede contener alguna de ellas (o descubrir las 3) pero consiste en el regalo de una visión general, o desde una perspectiva más amplia de la que te hace llegar a un proceso de éste tipo.

Dentro de la Organización los resultados sin llegar a ser mágicos, son necesarios, ya que permite una visión propia y de los demás mucho más clara y limpia; sólo queda conseguir abrir la puerta a través de la Dirección General para dejar actuar y que el plazo temporal no sea un freno para poder obtener los objetivos buscados y por los que se ha contactado con el profesional; nada se hace sin tiempo, y permite además reflejar el ROI a través de KPI´s medibles en todo momento, con lo que es interesante olvidar miedos, o al menos, estar dispuesto también el área de las personas a abrazar el cambio que es una obviedad ya en todos los campos, en todos los sectores.

¡COLABORA CON NOSOTROS!

En QuestionPro necesitamos tu talento, si quieres colaborar en nuestro blog da click aquí


Autora: Sandra Negreira

Hace más de 20 años que gestiono equipos y aunque cursé Empresariales el devenir de mi vida profesional me ha llevado al área de RRHH (outplacement, formación, selección, clima laboral, calidad…), actividad comercial y estrategia empresarial; aquí aprendí la importancia de hablar con las personas, negociar de forma que todas las partes se sientan satisfechas e integradas en el equipo.

Datos de contacto:
Mail: spnegreira@gmail.com
Twitter: @SandraNegreira

Crea tu primera encuesta online completamente gratis