¿Cómo impulsa el coaching a la creación de empresas?

Desde el Coaching se pueden aportar elementos para la formación y educación en materia ideológica de todos y cada uno de los Latinoamericanos que así lo deseen, ayudándolos a tener una mejor comprensión de esta circunstancia histórica que vivimos.

Por ejemplo, la solución a la grave crisis que atraviesan varios países latinoamericanos, requiere de cambios más profundos que solo cambiar a quienes están al frente de manejar las políticas públicas. Tanto los que están del lado gobierno y de los sectores que se oponen, deben asumir un nuevo modelo y nuevos esquemas ideológicos para diseñar un gran plan de reconstrucción nacional.

Para salir del modelo rentista que se está estableciendo en cada país, debemos tener una propuesta que lo sustituya y permita reencontrarnos con el sendero maravilloso del progreso.

Te invito a leer: Liderazgo Coaching para la transformación de las empresas.


Desde su origen el coaching es integrador

El coaching  tiene su origen en Inglaterra, el uso más cercano del término coach está registrado en torno a 1830 en la Universidad de Oxford como una palabra coloquial para referirse a un tutor que “lleva” al alumno hasta la realización de un examen.

El primer libro publicado donde se menciona al Coaching como una propuesta novedosa fue publicado en 1918 con el Dr. Coleman R. Griffith, considerado el padre de la psicología deportiva, quien ofrecía cursos basados en psicología a deportistas. El escribió un libro titulado “La psicología del coaching” en donde mencionaba:

“Un coach es más un instructor. Es un Maestro, en el sentido antiguo de la palabra…. un formador de carácter; modela personalidades”


Los considerados padres modernos del  Coaching son el inglés Sir
Tim Galwey con su libro considerado un Best Seller: “The inner game of tennis” (1974), el también Inglés Sir John Whitmore con su  libro “Coaching for performance” (1992), y cuando hablamos del modelo de Coaching actual se le atribuye al norteamericano Thomas J. Leonard, quien se encargó de hacerlo aplicable a la vida diaria.

Como vemos en la creación del Coaching intervienen personas de diferentes nacionalidades y con profesiones variadas y de gran experiencia, que los une la visión de ser mejores, por su interés principal es hacer al ser humano pleno.

Quizá te interese leer: Líder Coach y su trabajo para mejorar el ambiente laboral.


El ser humano, la esencia de toda ideología

Para definir Coaching varios autores recurren a uno de los pioneros del coaching, proveniente del mundo del tenis: Tim Galway (1974), y su famoso “The inner game of tennis”, donde menciona:

“El coaching es liberar el potencial de la persona para maximizar su propio rendimiento”.


Para Whitmore es “ayudarle a aprender más que enseñarle”

Un principio básico del coaching es que la persona cuenta con los recursos para su propio desarrollo (Witworth, Kimsey-Hous y Sandahl, 2007), por eso se lleva a cabo a través de un enfoque esencialmente socrático donde el coach va apoyando, a través de preguntas, la autoexploración de creencias y conductas y la generación autónoma de planes significativos totalmente personales. (1) El Coaching podría expresarse como ayudar a las personas con el impulso de llegar a ser lo mejores que puedan ser. (1)

El coaching es en esencia transformación del pensamiento del ser humano, es ideología que busca a través del proceso cognitivo el auto descubrimiento para avanzar hacia las metas que tenemos como individuos y como sociedad.

El coaching y las empresas

Para el coaching el ser humano es un ser social de naturaleza única, contrario a la concepción de que somos seres sociales colectivos. Para el coaching ontológico somos seres sociales, que requerimos de otros individuos para nuestro desarrollo.

Pero según otros autores y mi propia creencia a la vez somos de naturaleza única. Cada uno tiene un sistema heurístico que le lleva  a ser como es y a tomar sus propias decisiones. Considero que la iniciativa individual contribuye a la división del trabajo y a mejorar la productividad de una nación.  

El pensar que somos seres sociales colectivos, que el hombre es estado y sociedad, por lo tanto debo igualarlos y dar a cada quien según sus necesidades, no importando en absoluto los “derechos” que alegue alguien sobre el producto de su trabajo, ni sus méritos, ni sus capacidades, ha sido la base ideológica que ha sustentado la aparición de gobiernos dirigidos por autócratas que abrogándose el poder de repartir terminan destruyendo a las naciones que pretenden salvar. Citando al doctor Emeterio Gómez:

“Una nación atada a una cosmovisión primitiva y a una estructura lógica atrasada no podrá ir muy lejos intelectualmente”.

En el coaching organizacional concebimos al trabajo, como esa maravillosa habilidad de los seres humanos de tomar un recurso y transformarlo en algo más provechoso, en algo hermoso en algo sublime.

El trabajo creador, dignifica al hombre, lo motiva y lo trasforma. Cada vez que un ser humano tiene un sueño, lo vive, lo conceptualiza y lo hace realidad, está impactando su vida y la vida de quienes conviven con el. Su idea, lo conlleva a tener una iniciativa personal que va a generar riqueza, bienes y servicios que a su vez generan bienestar a otros.

Se trata de crear riqueza y no de distribuir la riqueza existente, la concepción errada que el ser humano es pleno cuando se antepone lo colectivo,  distribuyendo gratuitamente y masivamente las riquezas ha fracasado y seguirá fracasando en el mundo.

Marx falló al pensar en la abundancia plena y en la igualdad de necesidades. Hoy sigue vigente la premisa que los recursos son escasos y deben ser utilizados eficientemente.

El coaching promueve la existencia individual. Por esto los humanos somos capaces de reflexionar nuestra vida y plantearnos el proyecto de vida que queremos llevar de aquí en adelante.  

Hemos visto que según Aristóteles para llegar a nuestros objetivos debemos hacerlo mediante la acción, ahora vemos otro aspecto bastante importante del coaching como es la reflexión para saber “qué es lo que queremos” y “cómo vamos a conseguirlo”.

Las empresas y sus líderes requieren de coaching. Se debe reflexionar de para dónde vamos como organización, de qué valores queremos que las futuras generaciones de empleados tengan como guía. Dejar de pensar que nuestra situación es consecuencia del subdesarrollo, sino más bien causa del subdesarrollo.

Dejar atrás la premisa absurda enraizada en muchos de nosotros de pretender crear una contracultura o modelos económicos propios; cuando en el mundo desarrollado hay modelos y esquemas exitosamente probados que, con las adaptaciones propias de nuestra región, pueden ayudarnos a retomar la senda del desarrollo y progreso.

Bibliografía

    1. Corral Cantó Fernando. Impacto del coaching de equipos en los procesos y la eficacia del equipo: un estudio con dos equipos gestores de TI en el sector financiero-asegurador. Madrid, 2016
    2. Cortés López Joaquim Jordi. Coaching Coaching para directivos .2015
    3. Gómez E.  El Subdesarrollo pensante. Cedice caracas Venezuela. 1989
    4. ICF. International Coaching Federation.
    5. Marx C. Bibliografía Wikepedia.

¡COLABORA CON NOSOTROS!

En QuestionPro necesitamos tu talento, si quieres colaborar en nuestro blog da click aquí


Autor:
Coach Norberto Peña
Tlf: 0414 2634338
Mail: norbertopq@hotmail.com
Twitter: @maturincoaching

Crea tu primera encuesta online completamente gratis