7 secretos para diseñar un buen test de usabilidad

Los test de usabilidad son una gran manera de conocer mejor las percepciones y expectativas de tu público. Sin embargo, cuando no se tiene mucha experiencia creando pruebas de usuarios es muy fácil cometer errores o simplemente no incluir todo lo necesario. Esto reduce el valor de tu prueba y causa que tu y tus participantes pierdan su tiempo.

El diseño inadecuado de un test de usabilidad afecta seriamente los resultados que obtengas, así que deberás considerar el uso de un software para encuestas para tener una experiencia completa.

Los problemas que puede ocasionar un mal diseño son: los usuarios tienen problemas para realizar correctamente las tareas en tu flujo de usuarios y obtienes menos opiniones sobre los problemas relevantes de usabilidad. Cuando tus encuestados no entienden las tareas, no están preparados para realizarlas correctamente o malinterpretan las instrucciones, tu investigación no dará el resultado que debería. Es muy probable que no descubras lo que estabas esperando acerca de tu interfaz.

Aquí hay 7 consejos de nuestra experiencia aplicando un test usabilidad para ayudarte a diseñar pruebas de usuarios. Estos consejos te ayudarán a evitar errores comunes y maximizar los conocimientos que obtienes de tu test de usabilidad.

1) Crea un escenario atractivo y envolvente

Para obtener la mejor retroalimentación de tu test de usabilidad, los encuestados deben de estar en la mentalidad de alguien que esta utilizando el producto en un contexto de la vida real. Para lograr esto, diseña un panorama detallado y realista para ellos. Escribe un escenario que suene como una historia y no como una serie de instrucciones.

Por ejemplo, un escenario ineficaz podría sonar así: “Necesitas comprar un seguro de arrendatario y deseas explorar tus opciones”. En cambio, un buen escenario sería: “Tu amigo acaba de pagar miles de pesos para reparar los daños en su cocina ya que por accidente un invitado provocó un incendio en ella. Tu tienes invitados frecuentemente y quieres estar cubierto en caso de que algo como esto suceda.”

Esto le permite al usuario sumergirse realmente en el escenario y explorar tu producto a través de la perspectiva de un usuario real. Si realizaste correctamente tu selección demográfica, es probable que tus encuestados se puedan identificar con un panorama detallado como el anterior.

2) Diseña un recorrido no una lista de tareas

Aunque tus encuestados serán guiados dentro de tu aplicación por tareas definidas, debes hacer que el recorrido sea lo más parecido a la vida real. Piensa cómo alguien que visita el sitio podría navegar a través de las diferentes páginas y fases. Probablemente tengas una idea de cómo los visitantes se mueven en tu página y que acciones toman, utiliza ese conocimiento para establecer el recorrido  que un usuario real realizaría.

Una tarea no necesariamente tiene que implicar una acción concreta, como registrarse o comprar. Algunas veces pedirle al encuestado que navegue o explore en una sección específica  o por todo el sitio, tiene sentido en esa parte del recorrido. Dejar que naveguen  y que tomen sus propias decisiones te puede decir mucho sobre la forma en que las personas procesan lo que ven y cómo están abordando el contenido de tu sitio.

3) Se cómo su voz interior no el que da las instrucciones

Escribir una tarea exitosa no se trata solamente de elegir los pasos correctos del recorrido, la redacción y el tono importan mucho. No escribas órdenes para que tus encuestados las sigan, en lugar de eso escribe piezas de un proceso mental.

Aprovecha la forma en la que piensas cuando visitas un nuevo sitio web. Probablemente te hablas a ti mismo ya sea en voz alta o en tu cabeza, “¿dónde está el cuadro de búsqueda?, ¿cómo puedo ver lo último que publicaron?. Estas son formas naturales de procesar un sitio e imitarlas ayuda a diseñar una experiencia más real en donde la encuesta pasa a segundo plano. En lugar de decir, “Lea sobre los productos y servicios que se ofrecen”, intenta algo como “¿Qué servicios ofrece X?, ¿Hay algún plan que cubra los accidentes en la cocina que esté dentro de tu presupuesto?  

4) Escribe para los visitantes nuevos

Estar tan familiarizado con tu producto hace que hables sobre el de una manera que no tiene sentido para los nuevos visitantes. Evita los términos de la industria o palabras que se utilizan en el negocio, ya que estas pueden confundir a los encuestados. Recuerda que es probable que los encuestados no sepan nada de tu producto o como funciona. Algunas veces esto causa que un encuestado crea erróneamente que ha completado una tarea y continúe sin haber realizado la acción que tu querías analizar.   

Cuando escribas las tareas, utiliza una redacción simple y genérica y piensa sobre que va a tener sentido y que no para los visitantes nuevos.

5) Establece un objetivo por tarea

No tengas miedo de dividir las cosas, si una tarea tiene varias partes que están relacionada entre sí, tal vez sea mejor dividirlas. No quieres darles a tus encuestados muchas pistas adelantándoles el proceso o confundirlos haciendo referencia a cosas que suceden hasta la próxima página.

Además, asignándole a cada tarea un objetivo pequeño, puedes obtener retroalimentación más específica. Por ejemplo, en una tarea pregúntale a tus encuestados ¿para que crees que sirve la pestaña “Enlaces para ti”? Y luego en la siguiente tarea, “Haz clic en “Enlaces para ti”, ¿estabas en lo correcto?”

6) Proporciona la información que se requiera en la tarea

Muchas personas cometen el error de dar desde el principio toda la información que los usuarios pudieran necesitar durante el test. Si los usuarios necesitan ingresar un número de tarjeta de crédito o hay algún nombre o número telefónico que prefieras que utilicen en los formularios, no pongas toda esta información en el escenario aunque ellos puedan volver a leerlo durante la prueba. Esto solo los distrae y pueden olvidarlo en el momento que lo necesiten.

7) No dirijas al encuestado

Al escribir las tareas debes de evitar palabras claves utilizadas en tu aplicación, debes decirles a los encuestados el objetivo final no qué acción tomar. Por ejemplo: “Guarda un producto que te guste para que puedas verlo después, en lugar de “Añade a tu lista de deseos el artículo que te guste”. Con esto no solo vas a poder observar qué tan fácil el usuario identifica y encuentra la manera para completar la tarea sin ayuda, si no que también te puede mostrar una manera totalmente diferente para cumplir el objetivo, tal vez su primer instinto sea marcarlo como favorito en su navegador. De todos modos, lo que realmente quieres saber con esta prueba es como las personas están utilizando tu producto.

La conclusión es, si estás utilizando las mismas palabras que aparecen en tu sitio, las interacciones que veas en tus resultados no serán reales ya que prácticamente le estas dando la respuesta al encuestado. Abstente de dirigir al encuestado y aprenderás mucho más.

En conclusión

Existen muchas maneras más para mejorar tu test de usabilidad, pero con estos 7 secretos vas a ser capaz de evitar las principales dificultades y obtener retroalimentación más valiosa y relevante.

Al final no te olvides de crear un reporte a la altura de tu test usabilidad, recuerda que el storytelling es la mejor manera de presentar tus resultados.