¿Qué es la investigación de acción participativa?

La Investigación de Acción Participativa o IAP forma parte de una familia de metodologías de investigación (investigación-acción, aprendizaje-acción, etc.), cuyo objetivo es perseguir, al mismo tiempo, la acción y los resultados de la investigación. Esto último se logra mediante la participación de los sujetos sociales en la investigación, es decir, pasan de ser los “objetos” de estudio a “sujeto” o protagonista de la investigación.

Con este énfasis en la acción, este tipo de investigación difiere de las métodos de investigación de mercado más convencionales, que dan más importancia a ver desde fuera una intervención como un medio para entender los acuerdos sociales y organizativos.

De esta manera, la Investigación de Acción Participativa emerge como un enfoque útil para mejorar la forma en que aprendemos y la forma en que manejamos procesos de áreas y sectores, como los sociales o ambientales.

En la Investigación Acción Participativa el enfoque es mejorar una situación, y la investigación es parte del proceso para desarrollar conocimiento público que se sume a las teorías de acción que darán pie a procesos de colaboración similares.

Características de la Investigación de Acción Participativa

En la Investigación de Acción Participativa, el grupo de personas que la llevan a cabo se involucran en todo el proceso de investigación, desde el planteamiento de los objetivos, hasta el informe final o conclusión del proyecto. De esta manera, se observa que las principales características de esta metodología son:

  • Toma en cuenta los problemas y las necesidades por las cuales atraviesa el grupo de personas, con el fin de identificar los medios posibles para una rápida y efectiva solución a la problemática.
  • Vincula la reflexión con la acción
  • Promueve la comunicación entre todos los participantes

Conoce más sobre la metodología participativa.

 

Ventajas de la Investigación de Acción Participativa

  • Fomenta la colaboración a través de la participación
  • Desarrolla el conocimiento
  • Busca la transformación social
  • Empodera a los participantes

Cómo hacer una Investigación de Acción Participativa

Esta metodología usa un proceso de ciclos:

  • Reflexiona en grupo sobre cómo va a ser la investigación
  • Planifica las actividades de investigación y los pasos a seguir
  • Actúa con base en las actividades de investigación previstas
  • Observa los datos recopilados y el proceso de investigación

Quizá te interese conocer más sobre encuestas y estudios longitudinales.

Como puede inferirse, el proceso que el investigador utiliza para guiar a los involucrados en una Investigación Acción Participativa puede ser visto como ciclos de aprendizaje, que consisten en fases de planificación, actuación, observación y reflexión. Por lo tanto, el concepto de “aprender haciendo” es fundamental para la investigación de acción participativa.

Este tipo de investigación reconoce que las personas aprenden a través de la adaptación activa de su conocimiento existente en respuesta a sus experiencias con otras personas y su entorno, es decir, a través de un aprendizaje social.

Un enfoque de investigación de acción busca la reflexión. A través de la observación y comunicación en el proceso de colaboración, los profesionales realizan continuamente evaluaciones y juicios informales sobre la mejor manera de involucrarse.

La diferencia en una investigación enfocada a la acción es que durante el proceso de investigación se necesitará desarrollar y usar una gama de habilidades para lograr una mejor evaluación y reflexión crítica. Estas habilidades incluyen cosas como una planificación más detallada, una observación más consciente, la escucha activa, una mejor atención a la evaluación y la reflexión crítica.

Quizá te interese conocer qué es un sociodrama y conocer más de la realidad vista desde los ojos de los propios participantes.

 

Conclusión

El objetivo más importante de una Investigación de Acción Participativa es la transformación de las condiciones existentes de un estudio, teniendo como eje la problemática o demandas sociales. Debido a que es un proceso de reflexión continua, necesita de la participación de los sujetos sociales, cuyas perspectivas diversas promoverán cambios al enfoque de la investigación y ello podrá generar cambios en el desarrollo del proyecto.