Principios del Manifiesto Ágil aplicado a Recursos Humanos

En el mundo de los negocios, decir y hacer son dos cosas completamente diferentes. Si no sabes nada acerca de los principios del Manifiesto Ágil, te recomiendo que hagas una pequeña investigación. Resulta que estos principios se aplican casi sin excepción al mundo de la gestión de la cultura laboral.

El área de Recursos Humanos, el compromiso de los empleados, la gestión de talento, el desarrollo organizativo, la experiencia de los empleados y los entusiastas de la cultura pueden aprender mucho sobre aquellos que desarrollan softwares hoy en día.

Te aseguro que si manejas la experiencia de tus empleados y la cultura laboral como los desarrolladores crean tecnología hoy en día, comenzarás a marcar una diferencia sin precedentes.

Cómo adaptar los principios del Manifiesto Ágil a la cultura y el compromiso de los empleados

Los 4 valores del Manifiesto Ágil pueden ayudarte a impulsar el éxito de tu negocio. Estos son los principios que debes de seguir.

  1. Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

¿Podemos reunirnos todos y tener una conversación? Dejemos de enviar correos electrónicos. Coge el teléfono, convoca a un grupo. Si el conocimiento es poder, ve al conocimiento. Tu gente lo tiene. Lo que ellos saben, sus sistemas y herramientas no. Y la mayoría de esas herramientas, lamento decirlo, no están diseñadas para girar, adaptarse y fusionarse con la velocidad de cambio que demandan nuestros consumidores, nuestro mercado y nuestra gente.

  1. La cultura del trabajo en lugar de una documentación completa

¿Por qué nos sentimos tan obligados aún a documentarlo todo? Bueno, porque tiene que ser revisado, editado, revisado de nuevo, editado de nuevo,  y finalmente aprobado.

Tu cultura es un ecosistema, vive y respira. Si te tomas demasiado tiempo para trazar su curso, ya habrá avanzado sin ti. Esto no significa que no tengas que tener algunas cosas en papel.

Sólo significa que no tiene que crear un “manual de usuario” con 200 páginas, con un índice de contenidos. Nadie lo leerá de todos modos. Concéntrate en la experiencia, no en la documentación que la rodea.

Checa cómo mejorar la experiencia de empleados recolectando sus opiniones.

 

  1. Colaboración de los empleados sobre las entregas de los empleados

Por lo general el Equipo de Desarrollo y el del Cliente son entidades distintas y separadas hasta que el proyecto esté terminado.

Tus clientes (es decir, los empleados) deben participar en cada paso del camino. Se les debe solicitar su opinión desde el principio y con frecuencia. Y todo eso debe ocurrir mientras se desarrolla el producto ( en este caso la cultura)… y no después de su entrega.

  1. Responder al cambio después de seguir el plan

Ya sabes lo que dicen de los mejores planes. En ninguna parte cobra más sentido que en el lugar de trabajo. Las personas y las culturas en las que operan son inconstantes. Son inquietas, ambiciosas, raramente satisfechas. Las cosas cambian, evolucionan.

Anticipar, predecir y responder mejor a los cambios. Si planeas algo, hazlo enfocándote en una victoria rápida. Consigue esa victoria. Y luego pasa a lo siguiente.

El error que cometemos es no ajustar nuestras prioridades a los tiempos cambiantes. Tenemos que estar dispuestos a decirnos a nosotros mismos, “eso ya no es importante, vamos a trabajar mejor en esto”.

Como puedes ver, todas estas cosas están relacionadas y se alimentan unas de otras. El Manifiesto Ágil es una mentalidad, no sólo una metodología. Toma algún tiempo que te acostumbres a llevarla a cabo; sólo no te rindas antes de que le hayas dado una oportunidad.

Para ello será necesario algo más que simplemente publicar estos Valores y Principios. Pero es un buen comienzo.

Imagina por un momento lo que pensaría tu personal cuando les digas que estás usando una metodología probada para conseguir e impulsar la gestión de la cultura y el compromiso de los empleados. El hecho de hayas pensado en hacerlo es más de lo que la mayoría de las organizaciones podrán decir.