4 factores para saber si vender en línea es adecuado para ti

Vender en línea brinda muchos beneficios a las empresas. Puedes reducir significativamente los costos de mantenimiento y operación e incluso superar las barreras de ubicación y tiempo. Por ejemplo, si tu tienda está situada en México, y estás vendiendo en línea, puedes hacer una venta en España aunque tengan diferencia de horario. Sin embargo, con todos los beneficios que trae la venta en línea, también se requiere de tiempo y recursos para gestionar de manera eficaz tu plataforma de eCommerce.

4 factores a considerar antes de vender en línea

1 ¿Qué modelo de tienda online es la mejor para ti?

Primero tendrás que decidir qué modelo de tienda en línea es la adecuada para ti. La buena noticia es que puede vender en cualquier parte del mundo. Sin embargo, si planeas vender productos, tendrás que plantearte qué método vas a utilizar para adquirir, almacenar y distribuir tu mercancía.

Tendrás que considerar tu procedimiento de envío y política de devoluciones. También determinar si vas a fabricar tus propios productos, o si vas a recurrir a proveedores. ¿Tiene más sentido ser mayorista o revender los productos? Vamos a revisar las diferentes opciones para ayudarte a decidir.

Manufactura:

La manufactura significa que haces (o elaboras) tus productos a mano. El método de la manufactura es apto, por ejemplo, para un fabricante de jabón, velas o joyería. Este método te permite tener control sobre la calidad de tus productos y puede ayudarte a mantener tus costos relativamente bajos. Sin embargo, tendrás que considerar si este método de producción es sostenible para un negocio en línea.

Maquila:

La maquila significa que encuentras a un productor para que fabrique el producto por ti. ¿Vas a contratar a un fabricante local o de otra ciudad? Esta opción es buena para las empresas que tienen una idea de producto original. Ten en cuenta que la fabricación externa de tus productos puede ser un proceso largo y los pedidos iniciales pueden ser costosos.

Venta al mayoreo:

Ser un mayorista significa que le vas a comprar tu inventario a los fabricantes a un precio reducido, para luego revender estos productos a un precio más alto en tu tienda online. Esta es una buena opción si quieres vender una variedad de opciones rápidamente.

Generalmente los pedidos tienen un precio razonable y las marcas registradas han sido establecidas y probadas con los mercados objetivos.

Dropshipping:

Dropshipping significa que vendes productos que no son tuyos. En su lugar, recibes los pedidos en tu negocio en línea y se los envías a tu proveedor. Puedes generar dinero cobrando más a tus clientes por los productos que compran en línea que lo que tu proveedor te cobra a ti. La ventaja del dropshipping es que puedes ofrecerle a los clientes una amplia variedad de productos sin tener que gestionar el inventario para vender en línea.

Checa estos consejos para tu comercio electrónico.

2 ¿Quieres una tienda complementaria o independiente?

Tendrás que decidir si vas a crear una tienda de eCommerce independiente o si prefieres agregar la funcionalidad de eCommerce a tu sitio web existente. Algunas de las mejores opciones complementarias de eCommerce incluyen, por ejemplo PayPal.

Si decides crear una tienda en línea independiente hay varias plataformas de eCommerce entre las que puedes elegir y tener un tema personalizable y configurar tu tienda en línea de acuerdo a tus gustos y necesidades. También incluyen guías útiles para ayudarte a establecer tu tienda y ponerla en marcha sin problemas.

Te invito a que leas: UX eCommerce: Cómo mejorar la experiencia de tus usuarios con iconos.


3 Gestión de recursos: ¿Quién es el responsable y quién tiene tiempo?

Vender en línea no es un desafío técnico, ya que puedes utilizar una plantilla de plataforma de eCommerce que sea fácil de adaptar a tus necesidades. Es más un problema de recursos y logística. Tendrás que destinar recursos a la creación y gestión de tu tienda en línea.

Por ejemplo, debes de determinar desde el principio quién va a configurar tu plataforma, al igual que el tema y la funcionalidad apropiada. Algunas decisiones que tendrás que tomar incluyen: ¿Quién será el responsable de la parte operativa de tu tienda en línea? ¿Quién va a escribir la descripción de tus productos y tomar las fotografías? ¿Tus productos van a variar regularmente? Y si es así, ¿quién va a mantener actualizadas tus páginas de productos.

4 Considera tu política de devolución y procedimiento de envío

Otros elementos importantes a considerar son tu política de devolución y procedimiento de envío. Define cuál será tu proceso de devolución y qué puedes darte el lujo de mantener antes de empezar a vender en línea. ¿Vas a cubrir los gastos cuando los clientes quieren devolver artículos o serán los clientes quienes tendrán que cubrirlos? ¿Cómo le enviarás tus artículos a los clientes y cuánto tiempo tendrán que esperar para que lleguen?

Asegúrate de describir claramente tu política de devolución y detalles de envió en la sección de preguntas frecuentes de tu tienda online.

¡Suerte en tu nuevo proyecto!

Te recomiendo también leer: ¿Tienes un sitio web? Encuesta a las personas que lo visitan.