El primer paso para emprender un negocio exitoso

Uno de los puntos más importantes cuando nos decidimos a emprender un negocio es la visión que podemos tener de hasta dónde queremos llegar. Sabemos que queremos alcanzar lo más alto, y al principio tenemos toda la motivación para poder lograrlo pero, ¿sabemos lo que esto trae consigo?

En muchas ocasiones, el principal problema de los pequeños negocios es crecer, pero, ¿no se supone que lo que yo buscaba era ser el más grande?

Luego entonces, ¿por qué crecer puede ser mi peor enemigo?

La respuesta a la pregunta anterior puede ser más sencilla de lo que pensamos, y para ello pondré un ejemplo:

Como primer paso, me gustaría que imagines una empresa que produce el producto Q. Juan es una persona con mucha perseverancia que ha decidido crear el producto Q. Al principio, Juan se encarga de ver que los insumos se encuentren bien, de revisar que cumplan con las medidas de calidad, así como de prospectar, vender, cobrar, darle seguimiento a los clientes, administrar y llevar la contabilidad 8 en 1; hoy esas labores no parecer ser complicadas, porque Juan tiene únicamente dos clientes.

Conforme pasa el tiempo, más personas requieren del producto Q, y Juan se da cuenta que el tiempo empieza a rendir menos. Con mucha astucia él decide delegar 2 de las 8 tareas que antes realizaba y así, conforme pasa el tiempo, Juan va delegando más funciones hasta que, de las 8 que realizaba en un principio solamente le da tiempo de hacer 1.

El tiempo ha transcurrido y hoy Juan cuenta con más de 300 clientes y más de 60 colaboradores que lo apoyan con las 8 funciones que al principio él hacía solo.

Todo parece marchar de maravilla, y parece que Juan está cumpliendo el sueño de muchos empresarios “creció y sigue creciendo”.

Al llegar a éste punto, las empresas están a 200 metros de llegar a la cima de la montaña y se enfrentan a tres escenarios:

– Llegar a la cima

– Mantenerse donde están

– Caer en picada

Caer en picada se debe, entre otros factores, a la falta de control al delegar las tareas sin supervisión o, sin una directriz ni planeación adecuada; “Cada quien hace lo que cree y al juntarse, todo se vuelve nada”.

Mantenerse donde estás regularmente se asemeja a tener un día a día muy correteado, a las empresas les absorbe gran cantidad de tiempo “resolver problemas” y el espacio que dejan para planear y proyectar crecimiento es mínimo.

¿Cuál es la clave para llegar a la cima al emprender un negocio?

Los factores queda claro que son muchos, entre los que se encuentran el producto que ofreces, la percepción del consumidor, el momento que vive el mercado, la competencia, tu

operación, entre muchos otros, pero sin duda alguna el primero para dar el siguiente paso es “La alineación empresarial”

La alineación empresarial se refiere a un nivel máximo de comunicación, visión y colaboración en el que todos los miembros del equipo saben lo que hacen, cómo aporta eso que hacen y cómo deben vincularse con otras funciones.

Uno de los puntos más relevantes al momento de ser una microempresa es establecer de manera muy precisa funciones, objetivos, pero sobre todo, ¿de qué forma se van a vincular las tareas? Al principio solemos hacer todo, pero tenemos que tener muy en cuenta que a medida de que la empresa crezca, ésta demandará la incorporación de más personas, a las

cuales les sería de gran utilidad el contar con un proceso que les indique la función que tienen, cómo esa función aporta a los objetivos de la empresa y cuando esas funciones se vinculen con otras personas,

¿Que se tiene que hacer?

Cabe recalcar que con decirlo no basta, es importante trabajar en la implementación de los procesos de comunicación y colaboración entre las personas, pero sin duda alguna el primer paso como empresa es establecer qué estoy buscando, y cómo el personal que incorpore me ayudará a lograrlo. Te invito a leer: Empleados comprometidos para crecer tu negocio.

Lamentablemente, nos perdemos mucho en el día a día y dejamos que cosas como ésta se pasen por alto, la rutina nos lleva a continuar con lo que hacemos en lugar de mejorar, pero no todo está perdido, recuerda que todo empieza con un primer paso, y la constancia, una buena asesoría y disposición pueden lograr que conviertas tu negocio en el próximo lugar donde todos quieran trabajar.

¡COLABORA CON NOSOTROS!

En QuestionPro necesitamos tu talento, si quieres colaborar en nuestro blog da click aquí


Autor:

Víctor Pérez Pérez  
Fundador de C-Clave (www.c-clave.com)
Teléfono: 9992396874 5
Twitter: @Perez_Vp
LinkedIn: Víctor Pérez