Tema de investigación: Qué es y cómo elegirlo correctamente

Elegir un buen tema de investigación es una de las primeras tareas que todo investigador debe realizar al inicio de su carrera, sobre todo durante la realización de una tesis o un proyecto de investigación en forma.

Por ello, en este artículo hemos recopilado todo lo que debes saber para garantizar que tu elección del tema esté lo suficientemente bien justificada para poder llevar a cabo tu proyecto con éxito.

¿Que es un tema de investigación?

Un tema de investigación es una idea o área de interés que suele definirse al principio de una investigación y que sirve de orientación al resto de trabajo que realizan los investigadores. 

Los temas de investigación proporcionan un enfoque y ayudan a los investigadores a identificar las áreas de importancia, así como las posibilidades de exploración y análisis de dichas áreas.

Generalmente, la elección de un tema en la investigación académica debe estar relacionado con algo que pueda encontrarse en la literatura existente y tener un enfoque lo suficientemente estrecho como para que sus conceptos clave sean bastante claros y estén bien integrados.

Además, el tema debe tener cierto interés o importancia para el campo de la investigación y ser manejable en plazos y recursos limitados.

Importancia del tema de investigación

Un tema bien definido es el punto de partida que permite que el diseño de investigación sea exitoso y manejable. Los investigadores a menudo necesitan establecer límites manejables en su trabajo, incluso cuando identifican áreas para futuras investigaciones. 

De esta forma, la selección de un tema ayuda a establecer los límites adecuados de la investigación, mismos que son importantes para garantizar que se cumpla dentro de una limitación de tiempo y que se disponga de los recursos necesarios. 

Conoce también: Cómo organizar un proyecto de investigación.

 

5 criterios de elección de un tema de investigación

Si quieres saber cómo elegir un tema para tu investigación, es recomendable que puedas asegurarte de que cumpla con los siguientes criterios:

1. El tema es interesante

Un tema interesante mantendrá el interés del investigador y los participantes durante todo el proceso.

La determinación de si un tema es interesante o no implica la capacidad de reconocer las tendencias, problemas y las normas actuales. Además, un buen tema es interesante porque tiene una importancia teórica o práctica. 

El tema elegido debe corresponder al nivel actual de conocimientos de investigación que posee el investigador.

2. El tema es investigable

Que el tema sea investigable significa que puede abordarse de forma efectiva mediante la recolección de datos y su posterior análisis.

Por lo tanto, al elegir un tema, asegúrate de que hay suficientes datos que puedas recoger y/o utilizar. No debe ser solamente un asunto de opinión, sino que debe poder estudiarse a través del uso de una metodología de investigación clara que permita llegar a resultados fidedignos.

3. El tema es significativo

Un tema significativo contribuye de algún modo a la mejora o la comprensión de la investigación científica, ya sea en la teoría o en la práctica educativa. Es decir, permite hacer una contribución al cuerpo de conocimientos existente

4. El tema es manejable

Un tema manejable se ajusta al nivel o las habilidades de investigación del investigador, los recursos necesarios y las restricciones de tiempo. 

Por ejemplo, si estás realizando un estudio etnográfico, no debes querer elegir un tema que te tomaría más de 10 años abordar, cuando solo dispones de 6 meses.

5. El tema está escrito con claridad 

La idea principal es que el tema de investigación debe estar redactado en un lenguaje sencillo. Tu tema debe leerse como una idea que pueda expresarse en un lenguaje sencillo que la mayoría de la gente pueda entender. 

Por ello, debes mantenerte centrado y detallado: no se pierda en la maleza de todas las posibilidades que tal vez te gustaría llegar a conocer o relacionar.

Aprende también cómo plantear un problema de investigación.

 

5 pasos para la delimitación del tema de investigación

Ahora, ya que conoces algunos criterios importantes de un buen tema, te presentaremos los 5 pasos que debes tomar para delimitar tu tema correctamente:

1. Elige un tema general

Este es el punto de partida de tu investigación. No es necesario que tengas una pregunta de investigación específica en mente en este punto, sólo un tema general que quieras explorar. 

Recuerda que existen múltiples tipos de investigación, por lo que puedes considerar algunos aspectos importantes para irte por una o por otra, como son:

  • Elige algo que te interese de verdad.
  • Asegúrate de que sea relevante para la tarea.
  • Piensa en algo que sea lo suficientemente significativo como para justificar la investigación.

2. Evalúa la viabilidad del tema y si es capaz de mantener tu interés

En este paso debes preguntarte por qué has elegido el tema y qué es lo que te interesa de él, así como cuáles son las principales cuestiones de este tema y cuáles son los debates y puntos de vista existentes que tienes que tomar en cuenta.

Averigua cómo se obtiene información sobre este tema y quiénes podrían publicar información sobre este.  También debes conocer quiénes son afectados por el tema y cuál es su importancia, por ejemplo, si es a nivel local, nacional o internacional.

3. Busca información de fondo

Ya que hayas pensado en un tema general, es momento de empezar a delimitarlo para convertirlo en un tema concreto.

Para ayudarte a centrar tu tema, es importante que reúnas información de fondo al principio de tu investigación y de esta manera darle una visión general al tema en su conjunto. Para esto te recomendamos:

  • Alertar sobre las cuestiones y controversias más importantes.
  • Proporcionar una idea de cómo se relaciona el área temática con otros temas.
  • Introducir el vocabulario especializado y las palabras clave relacionadas con el tema.

4. Traduce tu interés en una pregunta de investigación general

Una vez recopilada la información de base, una de las formas más fáciles de enfocar el tema es formularlo como una pregunta de investigación. Recuerda que la investigación no es una información pasiva, sino una búsqueda de respuestas.

5. Modificación del tema

Ten en cuenta que a lo largo del proceso de investigación seguirás modificando el tema, y esto dependerá en gran medida de:

  • Si hay demasiada información.
  • Si hay muy poca información.
  • Si surgen nuevas cuestiones durante el proceso de investigación que deban abordarse.

Conoce también qué métodos de investigación puedes utilizar en tu estudio.

 

Conclusión

Ahora que ya conoces cómo elegir un tema y cuál es la importancia de este proceso para el éxito de tu proyecto, te recomendamos aprovechar las diversas herramientas que puedes tener a tu alcance de forma gratuita.

Una de ellas es QuestionPro, una plataforma de encuestas online que te permitirá realizar un levantamiento de información de forma sistemática y a través de múltiples formas de distribución. 

¡Crea una cuenta gratuita ahora y descubre todo lo que podrás utilizar para realizar con éxito el tema de investigación que hayas elegido!