Cómo tener una correcta gestión de la cultura corporativa

Los cambios en una organización pueden tener efectos tanto positivos como negativos, pero hay una constante, los cambios pueden traer incertidumbre. Esta incertidumbre molesta a los empleados que sienten que su futuro no está asegurado en la organización. ¿Cómo tener una correcta gestión de la cultura corporativa y dale a los empleados la certeza que necesitan?

Muchas de las conversaciones sobre la gestión de la cultura organizacional se centran de forma de forma incorrecta en los elementos más subjetivos: formación, recursos, presupuesto, inversiones, etc. Si bien estos componentes son esenciales, hay algunos elementos subyacentes, entre los que se encuentra la cultura. 

La mayoría de las empresas tienen una cultura corporativa, ya sea que se trate de una empresa grande o pequeña. Cada negocio tiene una misión, visión y objetivos que se fijan para el éxito corporativo y la máxima eficiencia operativa. 

Muchas organizaciones tienden a complicar la gestión de la cultura corporativa. Simplifiquemos las cosas. La gestión de la cultura corporativa es la gestión de las creencias y el comportamiento que determinan las vibraciones generales de una organización. 

Conoce todos los detalles de cómo hacer una correcta encuesta de cultura organizacional y conocer lo que opinan tus empleados.

Componentes de la gestión de la cultura corporativa 

Hay 3 componentes principales de la gestión de la cultura corporativa que te ayudarán a construir una cultura duradera en una organización:

  1. Visión: Toda organización tiene una visión, sin una visión es prácticamente imposible construir una organización, ¿cuáles son los pilares sobre los que empezarás a construirla? 

La visión no sólo es importante para una organización, sino también para los empleados asociados a ella. Para los empleados, es importante saber cuáles son las expectativas que la organización tiene de ellos y cómo pueden alinear sus objetivos profesionales con la visión de la organización. 

Una visión bien planificada se arraiga profundamente con los empleados, los clientes, las partes interesadas y, por supuesto, con la dirección.

Quizá te interese leer también: Las 5 etapas del proceso de gestión estratégica.

 

  1. Valores: Los valores de una organización son el núcleo de su cultura. Si la visión traduce el propósito de la organización, los valores tienen que ver con los comportamientos y el compromiso necesario para lograr esa visión. Una organización debe tener un conjunto de valores claramente establecidos. 

 

Para una correcta gestión de la cultura corporativa estos valores deben ser comunicados claramente a todos. Es tu empleado quien se comunicará con sus clientes, las partes interesadas y cualquier persona que se comunique directa o indirectamente con la organización. 

Y aunque muchas compañías creen que los valores son muchas cosas, el resultado final es que sus valores determinan su cultura laboral.

 

  1. Empleados: Los empleados son un activo para una organización. Ninguna empresa puede construir una cultura significativa sin su gente que ya comparte su valor central o que está dispuesta a adoptar esos valores. Hay algunas organizaciones en todo el mundo que son más conocidas por su cultura, y la cultura es de la gente. 

Por ello, muchas organizaciones tienen políticas de contratación muy estrictas. Las organizaciones no sólo quieren contratar a personas con talento, sino también a los empleados que mejor se adapten a su cultura organizativa. 

Conoce qué es y cómo hacer una buena selección de personal.

 

Si bien hay otros componentes que también están relacionados con la gestión de la cultura corporativa, estos son los tres componentes principales que proporcionan una base firme para dar forma al futuro de una organización. Identificarlas y entenderlas plenamente es el primer paso para construir una sorprendente cultura corporativa. 

Crea tu primera encuesta online completamente gratis