Análisis de arquetipos: Qué es y cómo realizarlo

El análisis de arquetipos es una metodología de investigación innovadora tanto en el campo de la investigación académica como en la investigación de mercados.

Por ello, en este artículo hemos recopilado en qué consiste, cuáles son sus características principales y cómo realizar un análisis correctamente.

¿Qué es el análisis de arquetipos?

El análisis de arquetipos es un método de investigación que consiste en un enfoque comparativo que busca identificar patrones recurrentes entre los casos en los que no se pueden esperar regularidades generales que se apliquen a todos los casos. 

El análisis generalmente investiga patrones recurrentes del fenómeno de interés a un nivel intermedio de abstracción para identificar múltiples modelos que expliquen el fenómeno en condiciones particulares.

La investigación cuantitativa suele ser criticada por su exceso de generalización y por no tener en cuenta el papel del contexto, mientras que la investigación cualitativa es criticada por ser demasiado específica, descuidando los patrones que existen en todos los casos. El análisis de arquetipos se sitúa entre estas dos polaridades. 

Se trata de un enfoque capaz de dar cabida a diseños de investigación tanto inductivos como deductivos y a diversos métodos cualitativos y cuantitativos (por ejemplo, análisis de conglomerados, teoría fundamentada, metaanálisis de estudios de casos, rastreo de procesos y simulación).

Características del análisis de arquetipos

Algunas de las características que definen el método del análisis son:

1. Los arquetipos no son universales

El análisis de arquetipos identifica múltiples patrones recurrentes en un conjunto de casos empíricos heterogéneos. El conjunto de estos patrones se denomina conjunto de arquetipos. Por tanto, no es necesario que un arquetipo se mantenga en todos los casos

Sin embargo, cada arquetipo puede ser válido en varios casos. El enfoque de los arquetipos evita así caer en la “trampa ideográfica” en la que todos los casos se consideran únicos.

2. Los arquetipos pueden combinarse con otros arquetipos

Los arquetipos funcionan como bloques de construcción que pueden combinarse con otros arquetipos para explicar fenómenos de casos individuales. Así, múltiples arquetipos pueden caracterizar un mismo caso. 

3. Existe un vocabulario común de atributos

Un conjunto de arquetipos y los casos de interés se describen haciendo referencia a un vocabulario común de atributos. 

Los atributos pueden ser características, variables, cualidades, factores u otras propiedades elegidas a un nivel intermedio de abstracción para lograr un equilibrio entre la validez basada en el caso y la generalización. Cada descripción no requiere el uso de todos los atributos. 

4. Debe realizarse una configuraciones de atributos

El análisis de arquetipos clasifica los componentes de los casos que están presentes en subconjuntos del universo de casos (por ejemplo, fenómenos o procesos dentro de los casos). 

Así, un único arquetipo no caracteriza necesariamente casos enteros, sino ciertos aspectos de dichos casos. Las clases de componentes de los casos se describen mediante configuraciones de atributos. 

Cada arquetipo se caracteriza además por una teoría que explica la correspondiente configuración de atributos. Así, cada arquetipo de un conjunto se caracteriza por tres elementos: 

  1. Una configuración de atributos.
  2. Una teoría
  3. El conjunto de casos en los que se cumple (llamado dominio de validez, que es un subconjunto del universo de casos). 

Descarga gratis el Ebook de investigación de mercados: La guía definitiva

 

¿Cómo realizar un análisis de arquetipos?

Ahora que ya sabes qué es un análisis de arquetipos, te presentaremos 4 criterios para realizar un análisis de manera correcta:

1. Especificar el ámbito de validez de cada arquetipo

Establecer la validez aumenta la credibilidad de cualquier análisis de arquetipos, y esta puede basarse en los métodos particulares elegidos para un análisis de arquetipos. 

También es útil distinguir entre la validez de un solo arquetipo y la validez de un conjunto de arquetipos, así como entre la validez interna y externa. 

2. Construir los bloques de arquetipos

Un análisis de arquetipos debe garantizar que múltiples arquetipos puedan combinarse de diferentes maneras para caracterizar casos individuales 

El análisis de arquetipos descompone los casos analíticamente en componentes que se clasifican identificando configuraciones recurrentes de atributos. A continuación, se pueden combinar varios arquetipos, como si fueran bloques de construcción, para obtener una imagen completa de un solo caso. 

Los bloques de construcción nos permiten economizar el número de arquetipos necesarios para caracterizar casos heterogéneos. El reto consiste en determinar los límites adecuados de los bloques de construcción, que a su vez funcionarán como límite de los ámbitos de validez de los arquetipos. 

3. Elegir los atributos apropiados

Como mencionamos anteriormente, un análisis de arquetipos debe navegar explícitamente por diferentes niveles de abstracción.

La elección de los atributos apropiados implica decisiones analíticas sobre el nivel de abstracción en el que se seleccionan los casos y los atributos. En un análisis de arquetipos de ciudades, por ejemplo, podríamos navegar entre los casos que son hogares, barrios, límites administrativos o áreas metropolitanas. 

Podríamos navegar desde atributos más abstractos como la propensión a la corrupción en general, sobre los intereses creados en ciertos sectores, hasta la influencia de organizaciones específicas.  Si los atributos de interés son pocos y se describen de forma tosca, los datos pueden ser más accesibles, pero con más riesgo de sobregeneralización. 

Por el contrario, especificar muchos atributos con una resolución detallada puede producir análisis más precisos capaces de identificar mecanismos causales específicos en unos pocos casos, pero dificulta la comparación de casos. 

Te invito a conocer también sobre los arquetipos de clientes.

 

4. Realizar un control de calidad de los arquetipos

Cada arquetipo de un conjunto debe obtener un ajuste entre su configuración de atributos, la teoría y la evidencia empírica. 

Un análisis de arquetipos que esté diseñado para satisfacer los criterios anteriores de forma coherente tiene las mayores posibilidades de generar un conocimiento nuevo, teóricamente riguroso y útil en la práctica. 

Conclusión

Como puedes ver, el análisis de arquetipos requiere que se hagan explícitos los tres elementos que caracterizan a cada arquetipo: la configuración de atributos, la teoría correspondiente y el dominio de validez. 

En segundo lugar, hay que procurar que los tres elementos sean coherentes entre sí. Por ejemplo, si se determinan configuraciones recurrentes pero las teorías no las explican, esto indica una ausencia de ajuste.

Si estás realizando una investigación de mercados, el análisis de arquetipos puede ser una metodología interesante para identificar patrones recurrentes en el comportamientos de los clientes, entre sus múltiples aplicaciones.

Para poder obtener recolectar información, es recomendable utilizar herramientas como las encuestas en línea para poder obtener datos reales sobre tu base de clientes, o bien, utilizar una combinación de métodos cualitativos y cuantitativos que te permitan llegar a mejores resultados.

En QuestionPro contamos con múltiples herramientas que te pueden ayudar a lograrlo, por lo que te invitamos a crear una cuenta gratuita en el siguiente enlace o pedir más información en nuestro chat en línea.