¿Cómo implementar un plan de retención de talento?

Si algo hemos aprendido durante la pandemia es que es imprevisible en más de un sentido. En los últimos meses, como sociedad, hemos puesto nuestras esperanzas en innovaciones como la vacuna; objetivos como la inmunidad de rebaño y mucho más, herramientas que, aunque han mejorado nuestra situación, no han sido la solución que acabe con el COVID de una vez por todas. Por eso, los encargados de la cultura del lugar de trabajo también han buscado adaptarse y encontrar nuevas soluciones ante situaciones como la retención de talento.

Desde marzo de 2020 las empresas han implementado grandes cambios, y de manera muy rápida. 

Estos ajustes han sido vertiginosos y se han implementado sin mucha planificación, si es que hay alguna, algo que ha generado incertidumbre en los empleados de una empresa, especialmente, en lo que respecta al futuro de sus carreras.

Ser resiliente y adaptable no ha sido una iniciativa de los empleados, sino que se les ha impuesto para mantener sus puestos de trabajo. 

Por eso, aún con la pequeña mejoría económica y laboral gracias a la aplicación de las vacunas y a la relativa disminución de los casos positivos de COVID, empezamos a ver un fenómeno que, con el paso de las semanas, el profesor Anthony Klotz empezó a llamar “La Gran Renuncia”, pero que otros han llamado el Tsunami de la Rotación.

¿Qué es la retención de talento?

La retención de talento consiste en mantener a los empleados de alto potencial dentro de tu empresa y evitar así la pérdida de sus mejores elementos. 

La empresa debe poner en marcha procesos para retener a sus mejores talentos. Esto se conoce como retención de talento interno (retener al empleado dentro del departamento) o retención de talento externo (retener al empleado dentro de la empresa).

Estrategias para la retención de talento

Tomemos como ejemplo los Estados Unidos, en donde 4 millones de estadounidenses dimitieron de su empleo en un solo mes, mientras que se publicaron casi 10 millones de vacantes en el mismo periodo.

La gente empezó a renunciar a sus empleos en masa. Y, a diferencia de otras oleadas de dimisiones en el pasado cercano, esta vez la demografía coincide en que se está produciendo de forma bastante uniforme: personas de todas las edades y edades avanzadas; de todos los rangos, industrias y orígenes.

Si bien es cierto que los jóvenes están dispuestos a tomar decisiones repentinas, muchos empleados multigeneracionales están cambiando de carrera en general para hacer frente a la incertidumbre del futuro, mientras que muchos otros sólo buscan una empresa que les ofrezca, en palabras sencillas, lo que obtuvieron durante la pandemia: flexibilidad.

Los que nos dedicamos a tratar de entender el espacio de trabajo empezamos a analizar formas de contrarrestar el fenómeno, pero antes queríamos entenderlo: como todo buen líder sabe, lo que no se puede medir no se puede mejorar.

Según un estudio de Microsoft, hasta el 41% de la fuerza laboral mundial tiene la intención de dejar su trabajo el próximo año, mientras que en la propia encuesta de QuestionPro se descubrió que hasta el 76% de los trabajadores está dispuesto a renunciar, y el 58% está buscando un nuevo empleo, ya sea activa o pasivamente.

Por esta razón, en QuestionPro te presentamos 3 formas de lograr la retención de personal:

 

1. Descubre cómo han evolucionado las necesidades de todos tus trabajadores

El gran experimento del trabajo a distancia reordenó la vida de todos sus empleados: a algunos les afectó más y a otros menos, pero sin duda hay un antes y un después del trabajo desde casa (o del work-from-anywhere, como nosotros aquí en QuestionPro). 

Todos empezamos a replantearnos nuestra relación con el trabajo, y su lugar en la escala de prioridades junto a nuestra familia, amigos y necesidades personales. Por lo tanto, si estás a cargo del área de Recursos Humanos de tu empresa… ¡sí, tienes que dar una seria revisión a la cultura laboral y a las encuestas de satisfacción antes de la pandemia!

Las reglas del juego han cambiado, y ahora que la vuelta a la oficina se acerca poco a poco, no todo el mundo va a querer volver a la “antigua normalidad”. Por eso, para la retención de talento, es más importante que nunca encuestar a tu gente y escucharla de verdad. 

Muchos se ven motivados a cambiar de trabajo en busca de lo que no les estás dando. En muchos casos, el COVID reveló los verdaderos colores de una empresa: las que ya tenían una buena cultura supieron adaptarse. Las empresas que no lo hacían probablemente trasladaron su ambiente tóxico a las áreas de trabajo remotas. 

Cada empleado experimentó la pandemia de forma diferente. Algunos han probado la flexibilidad y anhelan volver a la oficina, o a un modelo híbrido eficiente; otros sienten que navegan a ciegas en el trabajo porque no han tenido una revisión del rendimiento con su jefe en un año y medio; y, muchos otros, no querrán volver nunca a las cuatro paredes del edificio de oficinas porque su hora más productiva es a las 4 de la mañana. 

Sé claro sobre las expectativas que se establecen para las nuevas modalidades de trabajo y sobre lo que depara el plan de carrera futuro para cada persona en función de los cambios que ha traído la pandemia, esto sin duda te ayudará a la retención de talento.

Te comparto algunos consejos para aumentar la productividad en Home Office

 

2. Dirige con empatía, retroalimentación, creatividad e interés

Un directivo moderno no se limita a delegar y dirigir la estrategia. Todo lo contrario: empieza por moldear la cultura de su equipo. Por eso, un líder accesible, vulnerable y en contacto con sus emociones transmitirá lo mismo a su equipo, y no hay mejor momento para ponerlo en práctica que ahora, cuando los niveles de burnout laboral han incrementado y repercutido en la rotación de personal.

Varios estudios han concluido que hablar con tus empleados sobre su carga de trabajo, además de sus pasiones, aspiraciones y sueños, aumenta la productividad y la pertenencia a un lugar de trabajo, y abre la posibilidad de integrar esas aficiones o aspiraciones en su día a día. Este método de vinculación ayuda a los empleados a sentirse más comprometidos y satisfechos con su trabajo, lo que a su vez aumenta la productividad y la retención de talento.

Además de hacer estas preguntas en las reuniones que poco a poco vayas programando para indagar más sobre tu personal, también puedes crear encuestas sobre sus intereses, además de las habituales que ya realizas sobre el clima y la cultura laboral. 

Nunca se sabe cuándo esto potenciará las habilidades y talentos de tu equipo, creando un beneficio directo para la empresa y el empleado, a la vez que reduces el desgaste laboral que podría llevar a la renuncia.

3. Reinventa la forma de trabajar de tu equipo basándote en el conocimiento y no en la intuición

Como líder, tu obligación a partir de ahora será crear modelos de trabajo basados en la inteligencia que beneficien la salud mental y el bienestar de tu equipo, a la vez que fomenten la interacción, la colaboración y la chispa de la creatividad. 

Los gerentes que no hacen las preguntas correctas nunca podrán mejorar a su personal, así que quédate con ellos, haz las preguntas difíciles, recoge los datos y adapta tu estrategia para fomentar la retención de talento. 

Crea centros de trabajo dedicados a la resolución de problemas o a la realización de tareas específicas y reinvente el tema más importante de la contienda: quién debe volver a la oficina, cuántos días a la semana y por qué, de acuerdo con los diferentes patrones de colaboración que se dan en tu empresa.

Y no tomes esta decisión una vez y no la vuelvas a revisar. Después de determinar un nuevo modelo de trabajo, asegúrate de pedir a tus empleados que te den su opinión de forma continua sobre cómo está funcionando realmente, para que puedas seguir afinando y adaptando tu estrategia. 

De este modo, podrás tener lo mejor de ambos mundos para tu personal. Según los estudios, lo que más valoran los empleados post COVID, independientemente de si están a favor o en contra de volver a la oficina, es la flexibilidad para decidir su forma de trabajar, es decir, cuánto tiempo deben dedicar al trabajo real, cuánto a mejorar su estilo de vida y cuánto a su familia, pareja o amigos. 

Un empleado feliz y motivado es un empleado productivo, ¡y es uno que no renunciará!

Recuerda que cada proceso de dimisión, contratación e incorporación cuesta dinero real a tu empresa, así que planifica con antelación haciendo las cosas correctas en el momento adecuado. 

Lo que ha funcionado antes no necesariamente funcionará ahora, por lo que la intuición debe ser sustituida por datos y conocimientos concretos para tomar decisiones más informadas, y hacer que tu empresa prospere incluso en los tiempos más difíciles.

Obtén más información sobre cómo obtener una retroalimentación de empleados y comienza a tomar medidas para lograr un impacto positivo en tu organización con QuestionPro Workforce.