Ventaja competitiva: Qué es y cómo lograrla

Hoy vamos a conocer la importancia de la ventaja competitiva. Y es que esta se hace cada vez más corta por factores como la tecnología, la cual está dando más poder y capacidad de elección que nunca, mientras que la toma de decisiones basada en datos permite a las empresas realizar fácilmente una investigación de sus competidores. 

Hoy en día, las empresas deben ser más flexibles para adaptarse a los cambios, capacitar a los empleados; fomentar el trabajo en equipo y la colaboración; mejorar la innovación; integrar los procesos ágiles.

Conozcamos más las ventajas de lograr una ventaja competitiva que nos ayude a sobresalir en nuestra industria.

¿Qué es una ventaja competitiva?

Una ventaja competitiva es todo aquello que da a una empresa una ventaja sobre sus competidores, ayudándola a atraer más clientes y a aumentar su cuota de mercado.

Una ventaja competitiva puede adoptar tres formas principales:

  • Ventaja de costos: producir un producto o prestar un servicio a un costo inferior al de los competidores,
  • Ventaja de la oferta: diferenciar un producto añadiendo características muy valoradas por los clientes,
  • Ventaja de nicho: servir a un segmento de mercado específico mejor que nadie.

Sobresalir en al menos una de estas tres categorías, sin dejar de ser competitiva en las otras dos, sitúa a una empresa en una posición fuerte con respecto a sus competidores. Si una empresa sólo rinde a un nivel medio en las tres categorías, no destacará en el mercado. Es probable que tenga un rendimiento inferior e incluso que fracase.

Tipos de ventaja competitiva

Hay dos tipos principales de ventaja competitiva que una empresa puede tener sobre su entorno:

  • Reducir los costos;
  • Diferenciación del producto.


Una vez identificada la ventaja competitiva y definida la estrategia resultante, debe traducirse en planes de acción específicos para cada uno de los productos de la oferta de la empresa.

Una ventaja competitiva puede estar directamente relacionada con un mercado boyante, con el liderazgo tecnológico de la empresa o, más sencillamente, con el producto si éste constituye una innovación en respuesta a las necesidades del cliente. El objetivo es, por tanto, desarrollar nuevas ofertas con una fuerte ventaja competitiva, situándose así directamente en un mercado con productos “estrella”.

Una empresa puede obtener una ventaja competitiva sobre sus competidores si se esfuerza por:

  • Desempeñar mejor o a menor costo una función básica dentro de su cadena de valor;
  • Gestionar mejor sus actividades en las múltiples funciones de su cadena de valor para garantizar un valor superior para el cliente;
  • Coordinar mejor su propia cadena de valor con la de sus empleados y socios.

Conoce también qué es el valor de marca.

 

¿Cómo se identifica una ventaja competitiva?

Además de un análisis competitivo tradicional, existen herramientas teóricas específicas para definir una ventaja competitiva. Entre los más utilizados están el análisis FODA y el análisis PEST.

La matriz FODA proporciona una visión clara de las Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas que se aplican a la empresa.

Este análisis es especialmente útil para tener una buena visión general de la situación interna y externa y, por tanto, para evaluar mejor lo que la empresa puede ofrecer en relación con la competencia.

El modelo PEST ofrece una buena herramienta de análisis complementaria, ya que se centra más en los riesgos y oportunidades potenciales.

Se trata de un marco utilizado para obtener una visión más holística del entorno centrándose en seis actores principales (político, económico, sociocultural, tecnológico, ecológico y jurídico) que pueden ayudar a identificar una necesidad específica que la empresa podría abordar mejor.

Cómo mantener una ventaja competitiva

La ventaja competitiva puede ser temporal cuando la competencia alcanza a nuestra empresa implementando dentro de su estructura, los elementos que habían permitido a la organización obtener esta ventaja competitiva.

Si quieres adquirir y/o mantener una ventaja frente a la competencia, debes de cuidar los siguientes aspectos:

  • Innovación

La innovación permite a la organización obtener una ventaja competitiva. La innovación puede referirse a un nuevo producto, a una nueva técnica de producción, de distribución, de comunicación o de organización del trabajo, o bien a la mejora de lo que ya existe.

La ventaja competitiva existe cuando la empresa es la primera en comercializar o aplicar la innovación.

  • Calidad

Hoy en día, las organizaciones tratan de aplicar la calidad en todo, lo que implica, por ejemplo, lograr cero averías, cero papeleo, cero retrasos, cero defectos, cero accidentes, etc.

Los productos y servicios que cumplen este requisito de calidad conducen a la satisfacción y la fidelidad del cliente, lo que proporciona a la organización una ventaja competitiva.

  • Control de costos

Mantener una ventaja competitiva requiere controlar los costos de la organización, ya que esto la hace más competitiva.

La organización puede lograr una mayor eficiencia en el uso de varios recursos, al hacerlo se vuelve más eficiente y competitiva.

Conoce también qué es el modelo Freemium y cómo aprovecharlo

 

Conclusión

Aunque hay varios tipos de ventaja competitiva, cualquier cosa puede convertirse en una ventaja para tu empresa siempre que sea única. 

Tu estrategia puede consistir en una ventaja competitiva, o puede consistir en varias estrategias mixtas. 

En cualquier caso, tienes que pensar por qué tu oferta es especial y por qué los clientes elegirían tu producto en lugar de otros del mercado. 

Ponte en su lugar e intenta verlo desde su punto de vista. Así es como puedes definir tus puntos de diferenciación y empezar a crear una estrategia exitosa.