Escala ordinal: Ejemplos y ventajas de su uso

La escala ordinal es uno de los niveles de medición que nos otorga la clasificación y el orden de los datos sin que realmente se establezca el grado de variación entre ellos. La escala de medición ordinal es la segunda de las 4 escalas de medición.

Los datos ordinales son básicamente datos estadísticos que tienen la misma naturalidad pero existe una diferencia entre ellos que es desconocida. Estos datos pueden ser agrupados o clasificados.

Por ejemplo, una escala ordinal puede responder preguntas como:

¿Qué tan satisfecho estás con nuestros productos?

  1.    Totalmente satisfecho
  2.    Satisfecho
  3.    Neural
  4.    Insatisfecho
  5.    Totalmente insatisfecho

¿Qué tan feliz estás con el servicio al cliente?

  1.    Muy infeliz
  2.    Infeliz
  3.    Neutral
  4.    Feliz
  5.    Muy feliz

Lo que hacen los encuestados es elegir entre las opciones de satisfacción, pero claro la respuesta a la pregunta “¿cuánto exactamente?” permanece sin respuesta. Comprender las diversas escalas de medición ayudan a los investigadores a obtener datos que pueden ser aplicados a favor en el futuro.

Por lo tanto, se utiliza una escala ordinal como parámetro para comprender si las variables son mayores o menores. La tendencia central de la escala ordinal es mediana.

La escala de Likert es un ejemplo de porque la diferencia de intervalo entre las variables ordinales no se puede concluir. En esta escala de hecho, las opciones de respuesta suelen ser polares, como por ejemplo, algo como “totalmente satisfecho” o “totalmente insatisfecho”.

La intensidad de la diferencia entre estas dos opciones no puede ser relacionada a valores específicos, ya que el valor de la diferencia entre totalmente satisfecho y totalmente insatisfecho es mucho mayor que la distancia entre satisfecho y neutral.

Supongamos que a una persona le encantan los automóviles Mercedes Benz, y a este se le aplica una encuesta que consta de una pregunta que dice “¿qué tan probable es que le recomiendes los automóviles de Mercedes Benz a tus amigos y familiares?” Supongamos que será muy fácil que este elija “Extremadamente probable” en lugar de “probable”. Pero qué pasa si fuera una persona “neutral”, a esta persona si le costaría tal vez un poco de trabajo elegir. Es por eso que se utiliza una escala ordinal cuando se debe deducir el orden de las opciones, y no cuando se debe establecer una diferencia de intervalo.

Propiedades de la escala ordinal

  • Además de identificar y describir la magnitud, la escala ordinal suele mostrar el rango relativo de variables.
  • Las propiedades del intervalo no se conocen
  • Se miden atributos no numéricos como frecuencia, satisfacción, felicidad, etc.
  • Además de la información proporcionada por la escala nominal, la escala ordinal identifica el rango de las variables.
  • Utilizando esta escala, los encuestadores pueden analizar el grado de acuerdo o desacuerdo de los encuestados con respecto a la pregunta realizada.

Quizá te interese conocer los tipos de escalas de medición que todo investigador debería recordar.

 

Ejemplos de escala ordinal

  • Ranking de los estudiantes de secundaria: 1ero, 3ero, 4to, 5to , etc. Un estudiante con un puntaje de 99/100 sería el primer rango, otro estudiante con puntaje de 98/100 sería el segundo, y así sucesivamente.
  • Encuestas de calificación en restaurantes: cuando se recibe una encuesta con una pregunta como: “¿Qué tan satisfecho está con la experiencia gastronómica?” En esta las opciones de respuesta pueden ser algo como calificar del 0 al 10, siendo 10 extremadamente satisfecho y 0 extremadamente insatisfecho.
  • Escala de Likert: la escala de Likert es una variante de la escala ordinal que se utiliza para calcular la satisfacción de un cliente o la satisfacción de un empleado. Aquí 5 ejemplos de escalas Likert para tu próxima encuesta.
  • Esta escala sirve también para comprender los antecedentes socioeconómicos de una audiencia objetivo: ricos, clase media, pobres, etc. (estos datos entran en la categoría de datos ordinales).
  • La frecuencia de ocurrencia: preguntas cómo: “¿con qué frecuencia lavas tu coche?” Muy a menudo, a menudo, no a menudo, nunca.
  • Otro ejemplo de uso es para la evaluación de grado de acuerdo, por ejemplo, algo como: “indica el nivel de acuerdo o desacuerdo que tienes con las políticas de la empresa en la que estás trabajando:” Totalmente de acuerdo, de acuerdo, neutral, en desacuerdo, totalmente en desacuerdo.
  • De igual manera, las escalas ordinales sirven para comprender las preferencias de las personas: si un profesional de marketing realiza una encuesta en línea con el propósito de saber que marca de computadoras portátiles prefieren los participantes, lo que este puede hacer es utilizar una escala ordinal. La pregunta puede ser algo como, “De las cinco marcas de computadoras mencionadas a continuación, clasifícalas según tu orden de preferencia:” HP, Apple, Lenovo, Dell, Acer”.

Quizá te interese leer: ¿Qué son los datos ordinales?


Ventajas de la escala ordinal

La principal ventaja de utilizar la escala ordinal es la facilidad de comparación entre variables. Este tipo de escalas son extremadamente convenientes para agrupar variables después de que sean ordenadas.

Utilizando estas escalas de manera correcta en encuestas o cuestionarios obtendrás respuestas útiles para tu empresa. Las respuestas que se recopilan se pueden comparar fácilmente y obtener conclusiones impactantes sobre el público objetivo. Además, cabe mencionar que como los valores se indican de forma relativa utilizando una escala lineal, los resultados suelen ser más informativos que la escala nominal.

Pregunta con nuestros asesores en línea y haz tu próxima investigación online utilizando alguna de nuestras herramientas.

Crea tu primera encuesta online completamente gratis