Reskilling: Qué es y cómo puede mejorar tu organización

Para muchas empresas resulta más conveniente implementar el reskilling o la recualificación de un colaborador talentoso para un nuevo puesto o proyecto importante, que contratar a uno nuevo, con la incertidumbre que su desempeño futuro pudiera traer.

¿Alguna vez lo has implementado o te interesaría hacerlo? En este artículo te presentaremos lo más importante que debes saber sobre esta práctica de Recursos Humanos importante en toda organización en crecimiento.

¿Qué es el reskilling?

El reskilling es el proceso de formación de los empleados en las nuevas habilidades y capacidades necesarias para realizar un trabajo totalmente diferente o un puesto distinto dentro de la organización. 

El reskilling ayuda a gestionar el cambio y a orientar los esfuerzos de planificación de la plantilla en el futuro, ya que permite aprovechar la mano de obra existente para los nuevos retos y poner en práctica el talento de los empleados en nuevas funciones cruciales. 

Se trata de una estrategia de Recursos Humanos esencial para que las organizaciones satisfagan sus necesidades de personal y tengan éxito en un mundo cambiante. 

Para los empleados, la recualificación puede presentar oportunidades de crecimiento para cambiar de funciones en su organización actual o en una nueva empresa. 

5 beneficios del reskilling de la fuerza de trabajo

Los beneficios del reskilling no se limitan a abordar la evolución de las funciones dentro de las organizaciones.

Las empresas que invierten en la recualificación de sus empleados pueden esperar otros muchos beneficios, entre los que destacan: 

1. Ahorrar costos de recontratación

Para muchas empresas, la naturaleza cambiante del negocio y la eliminación de antiguas funciones se traduce en despidos, los cuales suelen conllevar costes de indemnización y pueden afectar negativamente a la moral del empleado

Además, la recontratación para nuevos puestos tiene sus propios costes. Las empresas que, por el contrario, vuelven a capacitar a los empleados en los puestos desaparecidos pueden evitar estos problemas. 

2. Reducción de la rotación de personal voluntaria

El reskilling también ayuda a reducir la rotación de personal voluntaria de los empleados. IBM descubrió que los empleados que tienen acceso a la formación tienen un 42 % más de probabilidades de permanecer en la empresa a largo plazo.

Además, la reducción de la rotación es una ventaja tanto para los resultados de las empresas como para su cultura organizacional

3. Reclutar nuevos empleados

Es comprensible que los empleados quieran trabajar para organizaciones que se comprometan con ellos a largo plazo, por lo que ofrecer oportunidades de reskilling puede ser una buena forma de atraer a los mejores talentos a tu organización.

Dado que el 82 % de los empleados creen que necesitarán adquirir nuevas habilidades cada año para seguir siendo competitivos, demostrar tu compromiso como líder con el crecimiento de los empleados es una ventaja importante en el proceso de contratación. 

4. Apoyar el compromiso de los empleados

Un entorno de colaboración previene la desvinculación que se produce cuando los empleados se sienten abandonados. 

Cuando los empleados tienen los medios para desarrollar sus habilidades, pueden ampliar su experiencia a nuevas áreas y sentirse más conectados con otros departamentos.

La comprensión de las diferentes habilidades requeridas en otras áreas promueve la empatía y la camaradería en lugar de una mentalidad competitiva derivada de los silos organizaciones

5. Aumentar la confianza y la moral de los empleados

Quienes confían en sus habilidades y capacidades impulsan la productividad y la innovación. Además, son propensos a ser proactivos, a expresar nuevas ideas y a idear soluciones creativas a los problemas, , lo que crea una ciudadanía organizacional más armónica. 

Fomentar la confianza en los empleados puede ayudarte a aprovechar el talento infrautilizado. Los introvertidos o los que pertenecen a grupos subrepresentados pueden ser pasados por alto, pero a menudo tienen mucho que ofrecer cuando se sienten seguros de sus capacidades. 

Las nuevas capacidades también pueden aumentar la moral laboral, ya que las personas se sienten más valiosas para la empresa. 

Conoce también cómo realizar una evaluación de competencias laborales

 

¿Cómo implementar el reskilling en tu organización?

A continuación te presentaremos cómo impulsar el reskilling entre tu fuerza de trabajo en 7 pasos:

1. Descubre las carencias de competencias

Una vez que hayas trazado el rumbo de tu empresa y lo que se necesita para llegar a él, debes evaluar en qué medida las funciones actuales y el personal están equipados para apoyarlo. 

Para ello necesitarás un equilibrio entre las habilidades disponibles y lo que requiere cada puesto.

Un inventario de habilidades actualizado de lo que tus empleados pueden ofrecer puede revelar habilidades secundarias y terciarias. Puedes utilizar este inventario junto con un análisis de las carencias de competencias, lo que te ayudará a determinar las habilidades y conocimientos específicos que le faltan a tu plantilla. 

Conoce cómo hacer una evaluación de competencias laborales.

 

2. Identifica las competencias adyacentes 

Una vez que hayas identificado las habilidades críticas necesarias, debes buscar las habilidades adyacentes, o “habilidades estrechamente relacionadas con las que se demandan”, para facilitar la recapacitación. 

Es posible que los empleados con competencias afines ya tengan lo necesario o puedan aprender rápidamente lo que necesitarían para una nueva función. 

Te invito a conocer los 4 beneficios de un Modelo de Competencias

 

3. Organiza cursos de formación sobre competencias específicas

Una vez que entiendas qué habilidades en qué departamentos necesitas desarrollar, puedes determinar las formaciones exactas necesarias para que tus colaboradores desarrollen las nuevas habilidades necesarias. 

También puedes considerar la posibilidad de ofrecer incentivos para empleados con los que puedas recompensar a quienes estén dispuestos a ampliar sus capacidades. 

Deje claro que el reskilling profesional está vinculado a nuevas perspectivas o al ascenso dentro de la empresa. Así, tus empleados estarán más motivados para participar. 

Dado que las competencias de tus empleados varían, las formaciones deberán ser algo personalizadas para satisfacer las distintas necesidades de aprendizaje.

4. Combina una variedad de métodos de reskilling

Debes disponer de varias técnicas de impartición de formación para garantizar la flexibilidad y las opciones que mejor se adaptan a los distintos estilos de aprendizaje y al tipo de carencia de competencias que pretende abordar. 

Cuantas más ocasiones y métodos de formación ofrezcas, mayor será la participación.

5. Aprovecha los cursos en línea y programas formales

Las oportunidades de formación interna son fantásticas, pero cuando se trata de crear nuevos conjuntos de habilidades en una organización, la formación formal y externa puede ser el camino a seguir. 

Los cursos en línea son beneficiosos porque son accesibles en cualquier momento y lugar para acelerar el proceso de aprendizaje. 

El aprendizaje por partes es ventajoso porque se concentra en la información específica necesaria para lograr un objetivo de aprendizaje. También es fácil de captar para todo tipo de alumnos.

6. Ofrece oportunidades de formación cruzada y rotaciones

Si ya existe un determinado conjunto de habilidades dentro de la organización, las rotaciones de departamento o las asignaciones a proyectos específicos pueden ayudar a los empleados a sumergirse en un nuevo papel e identificar lo que necesitan aprender. 

Para que estos esfuerzos tengan éxito, las empresas deben considerar la posibilidad de identificar formalmente a los mentores y crear una estructura de aprendizaje completa con hitos para que los empleados puedan mantenerse en el camino e identificar las preocupaciones desde el principio. 

Los empleados pueden aprender unos de otros cuando colaboran y reflexionan sobre escenarios del mundo real o la práctica de nuevas tareas.

7. Recoge y analiza las métricas del éxito

El proceso de reskilling implica muchos factores complejos. Estos van desde los niveles de motivación individual hasta los formadores específicos y la inversión de la empresa. 

Por ello, las organizaciones deben establecer objetivos claros para los programas de reskilling y medir periódicamente los progresos realizados. Para lograrlo, se sugiere establecer objetivos SMART:

  • Específicos
  • Medibles
  • Alcanzables
  • Relevantes
  • Limitados en el tiempo

Conclusión

Como puedes ver, el reskilling puede traer múltiples beneficios para tu empresa en término de reducción de costos y mejora del clima organizacional, al mismo tiempo que le garantiza a los colaboradores que su carrera podrá seguir enriqueciéndose si continúan contigo.

Si te gustaría implementar esta estrategia en tu empresa, recuerda que también puedes realizar encuestas para empleados a través de las que puedas conocer de qué manera los colaboradores pueden aprender mejor para llevar tus procesos de reskilling a buen término.

¿No estás tan seguro de cómo hacerlo? Descarga nuestro Ebook gratuito de encuestas para empleados y aprende todo lo que necesitas para obtener los mejores insights de tu fuerza laboral.