Ciclo de vida de un producto: Qué es y cuáles son sus etapas

Si quieres analizar la evolución de de tus ventas, debes de conocer el ciclo de vida de un producto. Como sabemos un producto se concibe, luego nace al entrar al mercado, envejece y finalmente muere y, por tanto, desaparece del mercado. 

Al igual que los seres vivos, algunos productos tienen una vida más larga, una presencia más fuerte en el mercado, que otros.

Conozcamos más de este término y cómo repercute en tu negocio.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es un término que se utiliza para describir las etapas de creación, crecimiento y compra por las que pasa cualquier producto en su camino hacia los usuarios y a través de ellos. Las etapas tradicionales del ciclo de vida de un producto son el desarrollo, la introducción, el crecimiento, la madurez y el declive.

El ciclo de vida de un producto desempeña un papel importante en las ventas y, por tanto, en los beneficios de una empresa. Por eso es importante abordarlo antes del lanzamiento. Pero no sólo hay que preocuparse por la gestión y el control, el ciclo de vida del producto también afecta al marketing. 

¿Para qué conocer el ciclo de vida de un producto?

Conocer en qué fase se encuentra un producto permite una asignación más eficaz de los recursos. Por lo tanto, el ciclo de vida de un producto debe influir también en la elección de los instrumentos de marketing utilizados en cada fase del ciclo.

Los responsables de marketing utilizan el ciclo de vida del producto para crear estrategias de marketing que lleguen a una amplia audiencia de consumidores, para hacer marca y para fijar el precio del producto

Los gestores de productos utilizan el ciclo de vida del producto para evaluar los recursos de desarrollo, la inversión y el mantenimiento de un producto o característica.

Etapas del ciclo de vida del producto

Estas son las etapas para determinar de manera correcta el ciclo de vida de tu producto:

  • Ideación

El ciclo comienza con una idea que se convierte en un concepto. La ideación es el proceso que incluye la evaluación de los objetivos del nuevo producto, la investigación de la adecuación al mercado, la demanda del mercado, el análisis de la competencia, la investigación de la utilidad, la oportunidad de ingresos potenciales y los costos potenciales. 

En esta fase suelen intervenir muchas partes de la organización, como el marketing, el producto, la ingeniería, el diseño y la dirección de la organización.

  • Desarrollo

El desarrollo comienza una vez que se ha evaluado la demanda del mercado y la ideación ha dado lugar a un plan formalizado para un nuevo producto. La etapa incluye los diseños finales, requisitos escritos y criterios de aceptación. 

Los ingenieros, los gestores de productos, los diseñadores de la experiencia del cliente y los analistas de control de calidad suelen ser los principales colaboradores en esta fase. Los responsables de marketing se encuentran en la fase de estrategia cuando el producto entra en fase de desarrollo y comienzan a planificar el posicionamiento en el mercado y el precio para la fase de introducción.

Quizá te interesa conocer qué es una propuesta de valor y cómo crearla.

 

  • Introducción

La introducción comienza una vez completado el desarrollo, tan pronto como un producto viable esté disponible para su uso. En esta fase, el mercado conocerá el producto por primera vez. 

Muchas veces, los responsables de marketing toman la iniciativa de introducir el nuevo producto en el mercado basándose en la estrategia que crearon durante la fase de desarrollo. La estrategia de introducción incluye el segmento del mercado al que se pretende llegar, los canales y las formas de publicidad que se utilizarán para introducir el nuevo producto y los mensajes que se utilizarán al comercializarlo con los consumidores.

  • Crecimiento

El crecimiento es la etapa en la que los clientes adoptan el nuevo producto. La adopción del producto sigue aumentando y los beneficios también. Los equipos de ventas pueden incluso estar incentivados para vender el nuevo producto a los clientes potenciales y a los existentes. 

Los equipos de desarrollo suelen seguir introduciendo cambios y mejoras en el producto durante la etapa de crecimiento. Los equipos están supervisando el producto para que alcance los objetivos que se fijaron durante la ideación. El producto sigue recibiendo inversiones en forma de esfuerzos de marketing y desarrollo.

  • Madurez

La madurez se alcanza cuando la adopción del producto ya no crece a un ritmo exponencial y ha alcanzado su saturación en el mercado. Los equipos pueden decidir seguir invirtiendo en el producto para seguir siendo competitivos, o pueden dejarlo desatendido mientras se centran en otros esfuerzos de productos en etapas anteriores. 

Muchas veces, en la etapa de madurez, el producto recibe al menos un desarrollo mínimo para su mantenimiento, pero los esfuerzos de marketing se han vuelto mínimos.

  • Descenso

El descenso se produce cuando el mercado ya no necesita el producto de la misma manera que lo hacía durante las primeras etapas del ciclo de vida del producto. Los clientes abandonan el producto y es probable que las ventas disminuyan. 

Muchos equipos deciden dejar de dar soporte al producto durante la etapa de descenso y lo abandonan o deciden retirarlo del mercado por completo. Esto ocurre cuando el uso por parte de los clientes disminuye hasta un porcentaje bajo de la base de clientes general. 

Algunos equipos pueden reinventar el producto en esta fase añadiendo nuevas características, encontrando nuevos segmentos de mercado para el producto o reempaquetando el producto para permitir nuevos esfuerzos de marketing. 

Tanto si el producto se abandona como si se reinventa, dejar que un producto alcance el estado de descenso permite al equipo centrarse de nuevo en el ciclo de vida del producto.

La importancia de gestionar el ciclo de vida de un producto

Comprender el ciclo de vida del producto es fundamental tanto para los equipos de producto y de marketing, como para la organización en general. Las etapas ayudan a los equipos a comprender qué nivel de inversión debe recibir un producto, qué productos de la cartera de la empresa deben recibir más atención e inversión, y qué productos tienen más oportunidades de crecimiento, ingresos y beneficios. 

La gestión del ciclo de vida afecta a muchos equipos de la organización, sobre todo a los de ventas, marketing y desarrollo de productos. El marco del ciclo de vida del producto ayuda a los equipos a tomar decisiones difíciles sobre los productos existentes, al tiempo que ayuda a que las nuevas ideas crezcan.

¿Y tú, ya conoces el ciclo de vida de tu producto?