Cómo crear las mejores preguntas para un cuestionario

Hoy conoceremos cómo hacer preguntas para un cuestionario y recolectar la mejor información para tu proyecto de investigación. 

Un cuestionario bien escrito es una de las mejores herramientas para mejorar la satisfacción de los clientes y empleados. Sin embargo, para sacarle el máximo provecho, necesitas saber cómo hacer una buena encuesta.  

Para tener las mejores preguntas en un cuestionario y diseñar una encuesta que te permita reunir toda la información procesable necesitas una estrategia. 

Es posible que a estas alturas hayas tenido que responder encuestas relacionadas con la experiencia del cliente o conocer la cultura de tu organización. Sin embargo, pudiste notar que no siempre abordan tus necesidades. 

Cuando realizas una encuesta cuidadosamente, es fácil convertir la retroalimentación en un cambio positivo. Haz que cada pregunta cuente utilizando nuestra guía para escribir preguntas para un cuestionario. 

¿Cómo hacer preguntas para un cuestionario?

La mejor manera de hacer preguntas para un cuestionario es pensando en el futuro. Esto implica seleccionar el público y tener un plan para medir, aprender y hacer un seguimiento de los resultados. Antes de empezar, tómate un momento para hacerte unas cuantas preguntas estratégicas: 

1. ¿Quién está haciendo la encuesta?

Esta puede parecer una pregunta sencilla, pero no lo es. Cuando estás escribiendo las preguntas para un cuestionario, es importante conocer lo más que puedas sobre las personas que van a completarla. 

Si tu respuesta es “clientes” o “clientes potenciales”, tómate un momento para averiguar quiénes son esos grupos demográficos y qué los motiva. Cuanto más sepas sobre sus intereses, necesidades y hábitos de consumo compartidos, más podrás afinar tus preguntas para desentrañar sus percepciones. 

Ten en cuenta estas variables:

  • Su relación con la organización. ¿Son clientes actuales, empleados, clientes potenciales, donantes filantrópicos, voluntarios?
  • Problemas comunes y puntos débiles, relacionados y no relacionados con tu negocio.
  • Niveles de ingresos, comportamientos de gasto y ocupaciones.
  • Antecedentes sociales y culturales, como el género y la etnia.
  • Intereses y valores compartidos.
  • Estructuras familiares (familias con niños, mascotas, sin niños, etc.).
  • Cuánto tiempo llevan interactuando con tu organización.
  • Qué tipos de tecnología y medios de comunicación consumen. Esto puede abrir oportunidades para usar encuestas innovadoras, como una encuesta con código QR o una encuesta con video.

A la hora de diseñar sus encuestas, piense en sus encuestados, ¿lo haces? 

Si no tienes todas las respuestas a estas preguntas, no te preocupes. Algunos estudios de mercado preliminares pueden ayudar. Es una excelente oportunidad para aprender más sobre las personas a las que te diriges. 

Utiliza la información que tienes sobre tu público objetivo para establecer las expectativas de lo que esperas aprender de cada encuesta. 

2. ¿Qué esperas aprender?

Al hacer las preguntas para un cuestionario debes definir el tipo de información y los puntos de vista que esperas obtener de los resultados. 

Considera estos ejemplos de aprendizajes específicos como una guía para escribir las preguntas de la encuesta: 

  • ¿Qué piensan tus clientes que mejoraría su experiencia en tu página web?
  • ¿Quieres saber cómo los empleados están usando las nuevas herramientas para hacer su trabajo?
  • ¿Has lanzado recientemente un nuevo producto y quieres revisiones detalladas para desarrollar futuras interacciones?

Lo que esperas aprender será específico para tu organización y los objetivos particulares que cada encuesta apoya. Asegúrate de que todas las personas asignadas a este proyecto estén alineadas con el resultado previsto antes de escribir las preguntas, y estarás un paso más cerca del éxito.

3. ¿Cómo medirás los resultados?

Saber lo que quieres obtener de tu encuesta es parte de una estrategia sólida. A continuación, debes determinar cómo vas a medir la retroalimentación que recibes. Los tipos de preguntas que utilices afectarán la forma en que se pueden medir estos datos. 

Dos tipos de retroalimentación que recogerás de tus respuestas son los datos cuantitativos y datos cualitativos.

Datos cuantitativos: Algunas preguntas están formateadas para ser cuantificables, lo que significa que los datos pueden medirse en resultados numéricos. Se puede registrar esta información con números enteros, porcentajes y fracciones de las respuestas totales. 

Datos cualitativos: A menudo revelan información que llega al corazón de las experiencias y valores humanos, y no es directamente medible numéricamente. La medición de esas respuestas podría incluir un sistema de clasificación de sentimientos o una evaluación individualizada.

Aunque las respuestas cualitativas pueden parecer más difíciles de medir que las cuantitativas, aún se pueden crear planes de acción a partir de ambos tipos de datos. 

QuestionPro facilita la medición de ambos tipos de respuestas con informes fáciles de usar, ofreciendo una perspectiva más equilibrada y la máxima libertad a la hora de redactar las preguntas de la encuesta.

4. ¿Tienes un plan de seguimiento?

Un seguimiento bien pensado es parte del proceso de hacer preguntas para un cuestionario. Las palabras y el tono que utilices deben apuntar a un plan de seguimiento, es decir, la manera en que piensas comunicarte con los consumidores, empleados o socios después de que completen el proceso. 

¿Les presentarás algún resultado inmediato para que puedan ver quién comparte tus perspectivas? ¿Piensas ofrecerles un calendario para cuando se ponga en marcha un plan de acción? El seguimiento de tu encuesta debe tener en cuenta estas mejores prácticas:

  • Agradece a los participantes y hazles saber que valoras su tiempo y sus aportaciones.
  • Ofrece los incentivos prometidos, como una tarjeta de regalo o un código de descuento.
  • Ofrece una línea de tiempo sobre cuándo pueden esperar una mayor comunicación o un plan de acción.
  • Solicita retroalimentación sobre la experiencia de la encuesta.

Aprende cómo diseñar una encuesta basándote en la experiencia de usuario.

Guía para hacer una encuesta 

Ahora que has sentado las bases, es hora de empezar a escribir las preguntas para un cuestionario que saquen a relucir las opiniones honestas de tus participantes.

1. Escribe las preguntas teniendo las respuestas en mente

No nos referimos a hacer preguntas capciosas, los participantes no te darán una respuesta honesta y auténtica. Pero mientras escribas las preguntas de un cuestionario, intenta responder cada una como si estuvieras haciendo la encuesta tú mismo. 

Este método te da una mejor idea de si tu pregunta está lo suficientemente enfocada y podría escalar hasta algunos elementos de acción real.

Imagina que tienes un cliente que está lanzando un restaurante. Quieres saber las preferencias más comunes para los posibles elementos del menú. Piensa en cómo responderías, “¿Cuál es tu comida favorita?” como una pregunta abierta. Podrías estar pensando en un plato que sería inapropiado para el tema del restaurante, y también lo podrían hacer miles de participantes. 

En su lugar, ofrece opciones que representen lo que tu cliente serviría a los invitados de la vida real una vez que identifique la demanda. Inténtalo: “Clasifica estos platos en orden, desde: “Yo comería esto varias veces a la semana”, hasta, “No tengo interés en este plato”, usando una pregunta de orden de clasificación. Distinguirás qué platos pueden ser básicos del menú o especialidades semanales, así como las opciones que no sirven a su grupo demográfico objetivo.

Checa estos 7 pasos para hacer un cuestionario para una encuesta.

2. Aprovecha las características de la pregunta de la encuesta

Hay muchas maneras de hacer preguntas para un cuestionario. Además de usar varios tipos de preguntas y de saber cómo escribir las preguntas de la encuesta, puedes aprovechar las características que hacen que cada experiencia de la encuesta sea única:

Preguntas aleatorias: Un tipo de pregunta aleatoria puede ayudar a tus participantes a evitar el sesgo de orden y dificultar la presentación de respuestas basadas en la aportación de otros. Esto es especialmente útil para las encuestas para empleados en las que los participantes se conocen entre sí y pueden comparar sus opiniones; es conveniente asegurarse de que todos los participantes tengan la oportunidad de hablar por sí mismos y compartir sus opiniones imparciales.

Conoce más sobre cómo evitar el sesgo en la recolección de datos.

Preguntas de bloque: Ofrecen los mismos beneficios que la aleatorización de preguntas individuales, pero permite agrupar las preguntas que tengan las mismas características. 

Digamos que tu encuesta busca descubrir lo que los donantes de tu organización piensan sobre el liderazgo organizativo, la transparencia fiscal, los eventos y el compromiso, y los resultados. Puedes hacer varias preguntas sobre cada tema, y se desplegarán juntas en un bloque. Como resultado, cada participante recibe una experiencia cohesiva pero única.

Crea los mejores cuestionarios con nuestros bloques de preguntas.

3. Usar un tono de voz consistente

Las preguntas para un cuestionario deben seguir la marca de tu empresa y hablar a tus participantes de la misma manera que te acercarías a otros activos de marketing y comunicación. 

Ten en cuenta que las encuestas tienden a ser más formales que la correspondencia diaria, así que piensa que tu organización tiene una conversación más centrada. Elige tus palabras con cuidado. 

Si tu marca tiene una orientación visual y usas gráficos o emojis, considera incluir preguntas de satisfacción con caritas, en lugar de asignar descripciones de sólo texto como “totalmente de acuerdo” o “totalmente en desacuerdo”. 

Las preguntas con caritas sonrientes incluyen un componente visual. Los participantes seleccionan la cara que mejor representa su reacción a la pregunta, desde un ceño fruncido en “muy insatisfecho” hasta una sonrisa en “muy satisfecho”, con variaciones en el medio.

4. Se conciso

La gente no suele disfrutar de las encuestas que ocupan mucho de su valioso tiempo, y como investigador, puede que tengas una fecha límite para recibir comentarios. Haz el proceso lo más eficiente posible para todos los involucrados, escribiendo preguntas concisas que sean claras y vayan al grano. 

También puedes asegurarte de que los participantes completen sus encuestas rápidamente utilizando encuestas con temporizador para despertar un sentido de urgencia.

5. No evites los temas difíciles 

Escribir las preguntas para un cuestionario es a menudo uno de los primeros pasos para identificar y resolver un problema. No evites hacer preguntas que pidan una respuesta abierta y honesta. 

Enmarcar sus preguntas correctamente puede revelar algunas verdades difíciles e identificar oportunidades de mejora. Los participantes pueden incluso tener sugerencias de elementos de acción para trabajar en tu estrategia de negocios. 

6. Mantente positivo 

Mientras escribes las preguntas para un cuestionario y evalúas los comentarios, mantente positivo. Como mencionamos antes, debes estar abierto a las respuestas negativas. Escribe las preguntas de manera que fomentes respuestas accionables. 

Cuando abordes un problema, no sólo preguntes lo que no les gusta a los participantes sobre un tema. Pregúntales qué podría mejorarse y qué preferirían experimentar en su lugar. La gente suele estar deseosa de ofrecer una alternativa positiva si te tomas el tiempo de preguntar y les haces saber que te tomas en serio su opinión. 

Ahora que sabes cómo escribir las preguntas para un cuestionario, es hora de crear una experiencia atractiva y fácil para los participantes. Comienza hoy mismo, nosotros te ayudaremos a lograrlo.