Tipos de clientes: Cómo reconocerlos y cautivarlos

Existen diferentes tipos de clientes, cada uno de ellos tiene ciertas características que debes de conocer para lograr mayores conversiones en tu negocio. Hoy vamos a conocer más sobre cada uno de ellos, y a compartir algunas estrategias para lograr que te dirijas a la audiencia deseada.

Ten en cuenta que al conocer más de las características de los clientes, podrás crear estrategias efectivas para generar más ventas.

Importancia de conocer a los distintos tipos de clientes

Cuando los consumidores son clientes potenciales o cuando hay que ayudarles en las etapas de experiencia y éxito del cliente, tienen diversas personalidades y comportamientos.

No obstante, determinar las categorías de consumidores es una de las primeras etapas en el desarrollo de un plan de empresa exitoso. 

Los clientes dejarán una variedad de evaluaciones y comentarios sobre sus productos y servicios si investigan tu marca en sitios de revisión o aplicaciones, lo que puede ayudarte a conocer los tipos de clientes que conforman tu cartera.

Al tener una visión de 360º de tus diferentes tipos de clientes, puedes comprender mejor sus necesidades y expectativas, y así anticiparte a ellas para aumentar la satisfacción y la fidelidad. 

También conocerán mejor los tipos de contenidos, solicitudes y ofertas que más pueden interesar a cada tipo de clientes, así como hacer la elección del canal más adecuado para llegar a su objetivo principal.

De esta forma, tener claro quiénes son cada uno de tus tipos de clientes y cuáles son sus hábitos a través de una base de datos de toda la información que se produce a diario, te permitirá gestionar las relaciones con los clientes de manera eficaz.

8 tipos de clientes 

Sabemos que tu cartera de clientes está compuesta por conjuntos variados de individuos que tienen una gran variedad de personalidades y están dispersos por tu embudo de ventas. 

Sin embargo, existen algunas clasificaciones de diversos tipos de clientes que pueden ayudarte a entender de mejor manera sus necesidades y así ofrecerles soluciones adecuadas. A continuación te presentaremos los más comunes:

ejemplos de tipos de clientes

1. Clientes que solo miran o deambulan

El tipo de clientes que “miran” o deambulan son aquellos que no están seguros de qué comprar, y son los menos lucrativos. No buscan nada en particular. Se divierten comprando y quieren ver qué tienes que pueda llamar su atención. Puede que incluso hayan estado buscando otra tienda.

Estos consumidores suelen ser nuevos en el sector y sólo quieren validar sus necesidades de productos. Se fijan en las características de los artículos más populares del mercado, pero no compran ninguno de ellos o muestran poco entusiasmo al hacerlo.

Para atraer a estos clientes, hay que informarles adecuadamente sobre los diferentes aspectos favorables de los artículos para que se interesen por ellos.

Haz que todos tus canales de comunicación, como los chatbots o el chat en vivo, sean fácilmente accesibles. Esta fase tiene el potencial de influir en su proceso de decisión de compra a tu favor.

Concéntrate en tu punto de venta único y en tu propuesta de valor. Ofrece un servicio de atención al cliente excepcional y acompáñalo en cada paso del proceso.

2. Cazadores de ofertas

Los tipos de clientes cazadores de ofertas pueden ser visitantes frecuentes, pero solo forman parte de la empresa cuando se les ofrecen descuentos en productos y marcas estándar, o cuando compran exclusivamente artículos de bajo coste.

Cuanto mayor es el descuento, más probable es que compren. Este tipo de consumidores son también llamados clientes mercenarios y se asocian sobre todo a empresas pequeñas o que invierten poco en productos.

Centrarse en este tipo de clientes es especialmente importante porque contribuyen a una parte importante de los beneficios de la empresa. Algunas técnicas que puedes emplear son:

  • Lanza ofertas tentadoras para los nuevos clientes.
  • Establece fechas de caducidad o restricciones de los descuentos.
  • Ofrece precios competitivos o colabora con empresas conocidas para armar paquetes especiales.
  • Ofrece artículos excedentes, obsoletos o descatalogados como regalos para deshacerte del inventario y atraer a un cliente cazador de ofertas.

3. Compradores impulsivos

Este tipo de cliente es difícil de persuadir, ya que actúa por impulso o capricho. No tienen un artículo específico en su lista de productos, pero se sienten obligados a adquirir cualquier cosa que sea excelente y útil en ese momento. 

Manejar a estos consumidores es difícil, ya que no buscan un producto específico y, en cambio, quieren que el proveedor ponga delante de los clientes todas las cosas relevantes de su colección para que puedan comprar lo que quieran de ese expositor.

Si los clientes impulsivos han sido considerados como tales, es muy probable que sean responsables de un gran porcentaje de las compras. Para atraerlos, te recomendamos:

  • Atraer la atención de los clientes en todo el sitio o la tienda.
  • Hacer sugerencias personalizadas en el punto de venta.
  • Implementa acciones locales son una visión global del negocio.
  • Realiza una oferta irresistible.
  • Utiliza las plataformas digitales para mejorar la experiencia.

4. Clientes que tienen requisitos específicos

Este tipo de clientes sólo compran productos a los que están acostumbrados o tienen un requisito especial. Son consumidores frecuentes, pero rara vez adquieren otro tipo de productos o servicios, por lo que es difícil complacerlos.

Estos clientes deben ser tratados favorablemente, animándolos a comprar más artículos y marcas relacionadas. Estos consumidores pueden perderse si no se les trata con eficacia y con un contacto agradable, por lo que puedes empezar por:

5. Clientes investigadores

Algunos clientes sólo están investigando. Puede que tengan una idea de lo que buscan, pero muy general, así que quieren comparar distintas opciones y precios.

Para poder cautivar al tipo de cliente investigador, necesitas hacerle sentir que ha considerado adecuadamente las opciones y que están tomando la decisión correcta. Tu trabajo consiste en ayudarlos a hacerlo y descubrir cuáles son sus pain points.

Proporciona instrucciones, detalles, datos, todo lo que un posible comprador pueda necesitar para tomar una decisión informada. Tu trabajo consiste en determinar el tipo de cosas que necesitarán saber, y luego facilitarles el acceso a esa información.

Puede ser desde guías de tallas, fotografías de alta calidad y  vídeos, archivos de descarga, ebooks, etc. 

6. Clientes nuevos

Algunos son clientes relativamente nuevos. Han disfrutado de su última visita a tu tienda cuando solo fueron a ver y han vuelto para saber más sobre lo que ofreces. 

Los nuevos clientes necesitan sentir que han tomado una decisión acertada y que te alegra de que sean tus clientes. 

Los equipos de tiendas físicas lo consiguen estando disponibles para responder a las preguntas de los distintos tipos de clientes, con devoluciones sin complicaciones y expresando genuinamente su gratitud a quienes compran con ellos. 

También puedes hacer lo mismo en una página web. Construye una campaña de correo electrónico posterior a la compra o aplica una encuesta post venta, pero no tiene por qué detenerse ahí. 

Hazles ofertas especiales, reconoce y agradece a este tipo de clientes en todo momento. Las personas que se sienten valoradas volverán a por más.

En sectores como el de la tecnología, incluso es recomendable brindar un onboarding de clientes que ayude a garantizar un uso correcto y eficaz de los productos.

Tener clientes cautivos es todo un reto que debes enfrentar.

 

7. Clientes insatisfechos

Estos son los tipos de clientes que llegan a tu establecimiento para devolver algo. Por alguna razón, una compra anterior no les ha gustado. Un cliente insatisfecho quiere un servicio de atención que resuelva sus verdaderas necesidades.

Los clientes que se quejan son una excelente fuente de información. Si escuchas repetidamente que tus paquetes llegan dañados, deja de echarle la culpa al transportista y analiza detenidamente tu procedimiento de entrega. 

Evita la fricción con el cliente. Los clientes insatisfechos te ayudan a encontrar los problemas y a solucionarlos.

Escucha rápidamente las malas críticas y quejas antes de responder. Cuando puedes convertir a un cliente insatisfecho en un cliente leal, acabas de hacer algo muy, muy bueno.

Descubre cómo pasar de clientes insatisfechos a clientes fieles.

 

8. Clientes fieles

Estos consumidores son menos numerosos, pero generan más ingresos y beneficios que otros clientes, ya que están totalmente satisfechos. 

Este tipo de cliente vuelve a la empresa con regularidad, y algunos son tus mejores clientes. Si puedes aprender a identificar a tus diferentes tipos de clientes y cómo tratarlos, tu capacidad de convertir a esos clientes aumentará.

Es fundamental dedicar una cantidad importante de tiempo y esfuerzo. Los clientes fieles quieren una experiencia del cliente personalizada, lo que requiere respuestas amables y respetuosas por parte de los vendedores.

  • Comparte sus valores.
  • Ofrece un gran servicio al cliente.
  • Activa a tus seguidores para que le ayuden a difundir la noticia.
  • Crea un programa de fidelización para mostrar su gratitud.
  • Profundiza en su conexión.
  • Solicita opiniones.
  • Mejora su experiencia de servicio al cliente con el tiempo.

Conoce 10 tipos de necesidades del cliente.

 

Consejos para atender a los distintos tipos de clientes online

Hay muchas formas de agrupar los diferentes tipos de clientes. Tienes clientes potenciales que llegan a tu página, sabes que la mayoría de ellos se ajustan a uno de los tipos de clientes descritos anteriormente, y es un hecho que cuanto mejor puedas atender a cada tipo, más ventas tendrás. 

Pasemos a considerar qué necesita cada uno de los tipos de clientes. Estos son algunos ejemplos de cómo se pueden satisfacer esas necesidades, pero debes buscar en tus propios recursos y en tu marca las tácticas que mejor se adapten a tu público objetivo.

1. Aprovecha la visita de los que sólo llegan a ver 

Los espectadores disfrutan del momento. Si puedes captar su atención y conseguir que se detengan lo suficiente como para considerar una oferta, es posible que puedas convertirlos. 

Sin embargo, pueden ser necesarias varias visitas para realizar la primera venta, así que no te desanimes si solo se ponen a ver un poco y se van. Eso es lo que hacen muchas personas, es normal.

Por supuesto, hay que animar a los visitantes a que se inscriban en tu lista de correo electrónico. Si disfrutan de la primera visita, lo más probable es que vuelvan, y el correo electrónico es una buena forma de incentivarlos a hacerlo.

Asegúrate de que tu página web sea fácil de navegar y buscar. Puedes crear un formulario web para que te den su dirección de correo electrónico y/u otra información de contacto, y luego construye la relación con una campaña.

2. Mantén contentos a los cazadores de ofertas

A todos los tipos de clientes les gustan los descuentos, sin duda son una herramienta para elevar tu tasa de conversión. 

Sin embargo, es aconsejable que la mayoría de las empresas sean muy conscientes de la emoción que siente la gente cuando recibe un descuento. Incluso un pequeño ajuste del precio u otras ventajas especiales pueden ser suficientes para convertir un “no” en una venta. 

Considera la posibilidad de incluir una página de “cupones y descuentos” en tu página web; no hagas que tus clientes deserten en la caja y se vayan a otra página a buscar códigos especiales, para no volver nunca. 

Destaca los artículos en oferta en lugar de hacer que los compradores los busquen e invítalos a formar parte de tu programa de recompensas para recibir descuentos exclusivos.

3. Ofrece una ruta directa hacia la compra

Comprar en tu empresa debe ser fácil. Elimina todos los obstáculos del camino y ofréceles lo que quieren. 

Los compradores, sobre todo los impulsivos, no necesitan anuncios emergentes que se interpongan en su camino ni procedimientos de compra largos y llenos de fricción. Quieren comprar. Necesitan comprar. Déjalos comprar.

Por ello, es recomendable evaluar los puntos de contacto con el cliente para ver dónde puede haber un problema y resolverlo de forma anticipada para mejorar la experiencia de compra. 

4. Agradece de verdad a tus clientes fieles

Si la mayor parte de tu negocio procede de tus clientes fieles, ¿no deberías saber quiénes son y asegurarte de que entienden lo agradecido que estás por sus compras?

Establece una medida estándar para los niveles de lealtad a la marca. Cada uno de los tipos de clientes es especial, pero los que vuelven a ti con regularidad y te confían sus necesidades son los pilares que mantienen a tu negocio a flote.

Encuentra formas de reconocer y recompensar a tus clientes fieles. Puedes ofrecerles servicios o precios especiales, reconocimientos y mucho más. 

Pon en marcha estos instrumentos de evaluación de la satisfacción del cliente.

 

Conclusión

Si estás buscando formas de dirigir y convertir mejor tus segmentos de clientes, puede ser el momento de considerar la inversión en un sistema de retroalimentación de clientes que te permita obtener valiosos insights para crear estrategias realmente efectivas para cada uno de tus diferentes tipos de clientes.

Si quieres conocer más de lo que te ofrece QuestionPro CX, solicita una demostración de nuestra plataforma, y comienza a gestionar los insights de tus clientes de manera más efectiva.